Nadie se lo esperaba

Cuando tenemos salud y vida, hay que disfrutarla al máximo. Nunca sabremos cuándo será el día que nos toque dejarla

La comunidad del medio artístico está de luto. Independientemente de la difícil situación por la que hemos pasado los mexicanos, por el temblor, se fueron tres grandes la semana pasada. El famosísimo Hugh Hefner, dueño y creador de la revista para caballeros Playboy, murió por causas naturales a los 91 años de edad. Y era de esperarse, pues ya estaba grande; sin embargo, siempre una muerte impresiona a cualquiera, sin importar la edad o razón.

Pero la que sí nos dejó impactados fue la de la actriz y cantante, de origen japonés, Hiromi Hayakawa. A sus 35 años, por una complicación en el embarazo, ella y su bebé fallecieron. Es una pena que tan joven se nos haya adelantado; y más cuando estaba teniendo éxito en su faceta del teatro musical. Sin duda, nos tomó por sorpresa pues, al parecer, estaba sana y todo iba bien.

La comediante Karla Luna, quien se volvió famosa con su programa Las Lavanderas, que se transmitía en Telehit, también se fue. La regia perdió la batalla contra un fuerte cáncer. Recordemos que su ex compañera de show, Karla Panini, era su mejor amiga y, sin embargo, una infidelidad con el ex marido de Karla fue la causa que rompió la gran amistad que tenían, e incluso hizo que el programa concluyera. Tras estos hechos, luego luego se vio la reacción de sus compañeros expresando su sentir. Para muchos fue un momento de reflexión, que la vida es muy corta y, sin aviso alguno, a cualquiera se le puede arrebatar en un segundo.

La que ayer cumplió seis años de casada fue Jacky Bracamontes, con su esposo Martín Fuentes. Fueron Maki y Juan Soler los responsables de presentarlos, hace ya varios años. La pareja celebró su aniversario en Miami apoyando a Martín en lo que más le apasiona, correr coches de carrera. Las hijas de ambos también estuvieron en el festejo y Martín la consintió mucho, de regalo se la llevó de compras. Fuentes es un esposo muy consentidor y no le negó nada y todo lo que ella quiso se lo compró, desde ropa hasta joyitas.

El viernes me topé con los integrantes del programa Enamorándonos, que se transmite por Azteca. Fueron todos a un antro en Polanco; y de verdad que me impresiona la poca aspiración que pueden tener al participar en un reality así. Todas las niñas que aparecen fueron contratadas por medio de agencias de modelos, y como mujer está bien, al final es momentáneo. Pero como hombre de verdad sí me da pena. Se supone que el programa trata sobre conquistas amorosas. Yo me pregunto si en realidad una mujer puede encontrar atractivo a un hombre que no trabaja y pierde el tiempo en un programa así. Realmente no veo que puedan tener mucha aspiración en la vida.

 

Columna anterior: Fama cuando les conviene y anónimos cuando los necesitamos

¿Te gustó este contenido?