Se va CDMX y todo lo que huela a Mancera

La marca que empezó como ícono de promoción turística y luego como logo del gobierno tiene sus días contados

Esperanza Barajas / Primer Cuadro / Heraldo de México
Esperanza Barajas / Primer Cuadro / Heraldo de México

Cada gobernante pone su marca a la administración que encabeza, algunas de ellas pegan, otras, no; ya sea un lema, una frase, una imagen que ayuden a asociarlo. Ciudad de la esperanza fue la de Andrés Manuel López Obrador; Capital en movimiento, la de Marcelo Ebrard; Miguel Ángel Mancera inició con Decidamos juntos, después vino la propuesta del logo CDMX que está a punto de cumplir su ciclo, como él.

Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno electa, lanzó la convocatoria para el cambio de imagen de la ciudad y aclaró que CDMX se utilizará como marca turística, pero va a desaparecer como logo institucional. El lema del gobierno de 2018 a 2024 será Innovación y esperanza.

La frase de Mancera, Decidamos juntos, nunca pegó, tenía su origen en marcar diferencia con su antecesor y promotor Ebrard, que tomaba las decisiones solito.

Los acuerdos políticos con el presidente Enrique Peña permitieron que se destrabara la reforma política del Distrito Federal, para que la Ciudad de México fuera el estado 32, con todos los derechos políticos para sus habitantes y tener una Constitución. Fue un hecho trascendente, que se buscó durante muchos años, pero la población en general no tiene claro el beneficio, por eso no pueden capitalizar el logro.

Desde marzo de 2014, el gobierno capitalino hizo los trámites para registrar ante Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) el logo CDMX y cinco meses después obtuvo el registro.

El IMPI otorgó por 10 años el registro de la marca CDMX al Gobierno de la Ciudad de México para publicidad y asistencia en la dirección de negocios; consultoría en dirección de negocios; consultoría profesional en negocios y valoración de negocios comerciales.

Pero la administración la incorporó no sólo para cuestiones turísticas, sino también en la identidad oficial de todo el gobierno, está en documentos oficiales, publicaciones, nombres de programas y acciones de carácter institucional.

Extrañamente este trámite lo mandó hacer el gobierno con el Buffet de Abogados Rosales, la documentación lleva la firma de David Rosales García, aún cuando hay una enorme área de Consejería Jurídica, pero esto fue una constante en esta administración.

El Fondo Mixto de Promoción Turística dice que la marca CDMX tuvo tres mercados, el local, el nacional e internacional; presumen las giras del globo aerostático, así como el proyecto del gran avión que en su fuselaje llevaba el logo, pero no hay claridad de los costos que representó y de dónde salen los 4 mil millones de impactos que presumen.

La CDMX no será más la marca del gobierno; como también se modificará la propuesta de Desarrollo Urbano de este sexenio; la misma suerte va a tener el Reglamento de Tránsito y las fotomultas que son los proyectos que identifican junto con la inseguridad al sexenio de Mancera.

Resulta difícil recordar algún benéfico heredado por el actual gobierno y Claudia Sheinbaum Pardo quiere marcar su raya.

 

[email protected]

@ESBARAJAS

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo