Se le queman las habas a Margarita

Las críticas de Margarita Zavala hacia Ricardo Anaya repiten la misma estrategia que utilizaba Felipe Calderón contra Gustavo Madero.


Margarita Zavala no podía haber escogido peor momento para vapulear a Ricardo Anaya y, más aún, para exhibir sus ansias por alcanzar la candidatura presidencial de Acción Nacional.

En su partido, están furiosos porque les echó a perder, en términos mediáticos, la gran marcha opositora que lograron en Coahuila en defensa del voto.

El senador Juan Carlos Romero Hicks, quien suele ser muy prudente y cuidadoso con sus comentarios, describe la actitud de Zavala así: Digamos que su conducta fue inapropiada, adelantada.

Aspirante también a la candidatura presidencial del blanquiazul, el ex gobernador de Guanajuato considera que las críticas vertidas por la esposa de Felipe Calderón en contra del Presidente del partido por los resultados de la elección del domingo, le hicieron daño al partido y a ella misma.

Primero –indica Romero Hicks–, los procesos electorales no ha terminado hay que estar atentos a ellos defendiendo las victorias.

Segundo, hay que buscar la unidad del partido y eso nos toca a nosotros. Hacer juicios preliminares y tan prematuros lleva el riesgo de la imprecisión. Una elección es multivariable y hay que ver el todo.

Tercero, su petición de que en un mes el PAN defina su candidato para el 2018, es inviable bajo el estado de derecho: Hay que esperar a que se convoque el proceso electoral.

De acuerdo al Legipe (Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales) –le recuerda Romero Hicks a la ex primera dama-, hay tiempos preestablecidos para presentar candidaturas, pedir votos y hacer propuestas de gobierno.

-0-

Resentimiento de Calderón.- Otros panistas no son prudentes como el senador guanajuatense y ven detrás de las acciones de Margarita no sólo la ambición de ella misma sino del ex Presidente Felipe Calderón. Para empezar, alegan, ella (Zavala) también estuvo en la campaña de Josefina Vázquez Mota; al igual que Calderón, así que alguna responsabilidad comparten ellos también por la derrota.

Están repitiendo la misma estrategia que han armado desde que era presidente del partido Gustavo Madero: culpar al Presidente del partido de alguna derrota.

Pero con Anaya el PAN tiene hoy más presidencias municipales y más gubernaturas que cuando Calderón fue Presidente y hacía su voluntad y ponía a Germán Martínez, y a César Nava al frente del partido.

Desde su perspectiva, lo que provocó la ira de los Calderón fue que Ricardo Anaya dijera que el PAN había crecido 160 por ciento y que dijera que nunca habían tenido tantos gobernadores como ahora.

Pura envidia y resentimiento, pues

-0-

Gemas: Obsequio de la presidenta del Instituto Electoral de Coahuila, Gabriela de León Farías: Nosotros no vemos las condiciones (para anular la elección) porque no se ha quebrantado el principio de certeza.

marthamercedesa@gmail.com

Columna anterior: El enojo de Gamboa

¿Te gustó este contenido?