Se cimbra la región

El asilo político a Evo Morales tiene un especial significado, por su compromiso humanitario

Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México

Una vez resueltas las elecciones en Canadá e iniciado el próximo período electoral en Estados Unidos con elecciones regionales en varios estados, la política interna en América del Sur es lo que más ocupa la atención internacional y regional.

Los organismos internacionales están preocupados por alcanzar acuerdos políticos y de cooperación en materia comercial y climática, la política irrumpe alcanzando dimensiones globales en la política hemisférica, en particular en suelo meso y sudamericano.

La decisión mexicana de actuar diplomáticamente con apoyo multinacional ante la crisis político social en Bolivia ha sentado un nuevo precedente regional, en un claro viraje frente a lo que ocurre en la región al sur de Panamá. Panamá también se ha pronunciado en favor de una solución política y dialogada.

La decisión de ampliar la acción humanitaria de México y en favor de la protección de los connacionales en contextos de crisis externas confirma la importancia de las convenciones internacionales en materia de protección de personas en situación de riesgo. El asilo político a Evo Morales tiene una especial significado en este contexto porque está fundamentado en un compromiso humanitario.

Junto al conflicto al interior de Chile y Ecuador, siguen en la agenda de los observadores el acontecer en Haití, Honduras y Venezuela en un ambiente internacional en el que se vuelve a anunciar que los procesos de desaceleración económica en prácticamente todo el mundo continúan.

La pérdida de la posibilidad de que la COP25 sobre Cambio Climático se realizara en Chile, y que ahora sea rescatada por España deja una especie de vacío. Se añade a esa pérdida el que la reunión periódica del Foro de Cooperación Asia Pacífico no tendrá lugar en suelo chileno.

Un elemento de distensión lo representa que, en Brasil, el poder judicial decidiera a favor de la liberación del expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva. Coincide con el anuncio de que, en otro lugar de Iberoamérica, el presidente español llega a un acuerdo para formar coalición para formar en gobierno en su país.

Otro elemento que construye un panorama regional e interregional diferente es la decisión de los países miembros del mecanismo BRICS de anunciar un compromiso con la ONU, el multilateralismo y la paz en la Cumbre de esta semana en Brasilia. Los presidentes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica se reúnen para conversar y acordar en materia política de facilitación e intercambio comercial y financiero, en un ambiente de diversidad cultural, ideológicos o de sistemas políticos de sus países.

El efecto de estos contrapesos internacionales está por verse y medirse en el contexto de los organismos y mecanismos internacionales, especialmente en la ONU y en el contexto interamericano. Prudencia y estrategia serán claves para el futuro. Se cimbra Mesoamérica y ahora los países que la conforman se preparan a participar en un entorno internacional que será diferente con lo que hoy ocurre en América del Sur.

POR GUADALUPE GONZÁLEZ

*CATEDRÁTICA UNIVERSITARIA

ORBE@HERALDODEMEXICO.COM.MX 

@GUADALUPEGONZCH

eadp

¿Te gustó este contenido?