Se busca sargacero

La medida de la malla para contener sargazo en el mar resultó más peligrosa de lo que pensaban

Edgar Morales / Suite presidencial / Heraldo de México
Edgar Morales / Suite presidencial / Heraldo de México

ste anuncio está de moda tras la plaga de algas marinas que llegan al Caribe. Es el puesto más desmotivante, después de que está todo el día limpiando, mira hacia atrás y ya está todo igual me comenta el empresario José Chapur, presidente del Grupo Palace Resorts.

Lo que empieza a miles de millas marinas de México, del tamaño de una pelota de tenis, duplica su biomasa cada 17 días, y cuando llega a CancúnRiviera Maya es descomunal. Se gasta mucho presupuesto en atenuantes, pero no en atacar el problema.

Durante 2018, el gobierno mexicano, a través del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) invirtió 62 millones de pesos para limpiar el sargazo de las playas públicas.

Por eso José Chapur, con la asociación de hoteles de Cancún, está impulsando un Congreso Internacional con 19 naciones que padecen el mismo problema. Con tal de que se haga, Chapur pone las habitaciones y el salón de congresos. Ya hablé con el licenciado Torruco para que nos apoye y podamos llegar a conclusiones objetivas, porque hasta el momento sólo hay teorías, me dice el empresario hotelero.

Han pensado en crear un fondo internacional para erradicar de raíz el problema y además pedir recursos a las Naciones Unidas para que los científicos expliquen la causa que está provocando este fenómeno ecológico. Pero mientras resuelven, que propongan las utilidades de las algas. Algunos me han dicho que se puede utilizar para generar electricidad y otros que ya se exporta a Japón, comenta Chapur.

Mientras llega el encuentro antisargazo, los empresarios gastan millones de pesos en mantener limpias sus playas, una tarea más bien efímera, donde empiezan todos los días a costos exorbitantes.

Mensualmente me cuesta alrededor de 7 millones de pesos los poco más de 2 kilómetros de playa donde está mi hotel explica el ingeniero Chapur.

El presidente de Palace Resorts creó su propia infraestructura para erradicar el sargazo, lo que nosotros hacemos es recogerlo en la playa, con tractores y camiones movidos por biodiésel —que la empresa genera en sus cocinas— y lo llevamos a una trituradora que inventamos, en la que se pulveriza el alga, este se criba y por un lado cae la arena y por otro lado avienta el polvo vegetal. Y luego lo regresamos al mismo lugar.

Lo importante no está en recogerlo —comenta Pepe Chapur; como le dicen sus amigos— sino en que no se produzca. El año pasado fue el más invasivo de la plaga. Sólo por comparar: en 2015 hubo sargazo, pero fue una tercera parte de lo que recibieron en 2018.

Además; la medida de la malla para contener sargazo en el mar resultó más peligrosa de lo que pensaban; pues detiene el paso de las tortugas —coincidió con los mismos meses de anidación— y sólo llegó un 10 por ciento de los quelonios con respecto al año pasado. Por eso urge que lleguen a Cancún todos los países y personajes involucrados.

[email protected]

@elcastoroficial

 

 

¿Te gustó este contenido?