Se aproximan los juegos deportivos Centroamericanos y del Caribe 2018

Para la región centroamericana y caribeña, los juegos participan en la nueva definición de las fronteras

Se aproximan los juegos deportivos Centroamericanos y del Caribe 2018

 

En unos días se celebrarán los XXIII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, que tendrán su sede en Colombia, del 19 de julio al 3 de agosto de 2018.

La antorcha de los juegos es llevada ya de población en población en Colombia para llegar a la Plaza de la Paz en la ciudad caribeña de Barranquilla, a las 9 AM del próximo viernes 13 de julio. Mesoamérica participa en todos los niveles del concierto de los 43 deportes registrados. Recién se repone de la participación de cuatro  países en los juegos finales de la Copa Mundial de Futbol, en un evento en el que las islas caribeñas predominan en número. Su presencia ya se hace sentir en todas las áreas de los juegos, mientras las delegaciones van llegando a Colombia, en la ruta para su participación futura en las próximas Olimpiadas.

Las audiencias de los juegos se suman a quienes participarán en terreno. Deportistas, delegaciones de los países, ciudades e instituciones que colaboran en las sedes. Y, por supuesto, los voluntarios que participan con entusiasmo en este gran evento multideportivo regional. Se analiza poco el trascendental impacto que el fenómeno deportivo internacional juega en el nuevo sistema global. Claro es que el deporte mueve fronteras y permite incluir a quienes por alguna razón política o internacional pudieran tener dificultades para participar en la congregación global de personas que ocurre cuando se celebran cumbres deportivas. En Colombia participarán autoridades según disciplina deportiva, 36 federaciones internacionales, 36 Confederaciones Panamericanas y Centroamericanas, 44 Delegados Técnicos, y representantes de la organización deportiva internacional convocante, la Organización Deportiva de Centroamérica y El Caribe, conocida como la Odecabe, conformada por 30 Comités olímpicos nacionales miembros, y siete miembros asociados. Su Comité Ejecutivo se integra por expertos de Barbados, México, Colombia, Venezuela, Panamá, Bermudas, Cuba, Jamaica y Haití. Sus directivos, comisiones y asesores técnicos vienen de Puerto Rico, San Vicente y las Granadinas, República Dominicana, México, Barbados, El Salvador y Colombia.

Para la región centroamericana y caribeña, los juegos participan en la nueva definición de las fronteras simbólicas e identidades regionales, asunto que ya estudia Antonella Stelitano para el caso italiano. Los juegos representan un punto de encuentro, interculturalidad y solidaridad que involucra en primer término a las poblaciones en las que se realizarán las actividades. El deporte participa acercando y no alejando comunidades, a pesar de que en muchas ocasiones se ha utilizado en favor de la división y confrontación entre naciones. Sin duda, los Juegos Centroamericanos y del Caribe, lo mismo que otras grandes cumbres regionales como la próxima de la Alianza del Pacífico en México, juegan ese papel. Vinculan, relacionan, representan un espacio de comunicación, entendimiento y resolución de conflictos que en otros campos sociales y de las relaciones internacionales resultan improbables, aún cuando posibles.

 

*Catedrática universitaria

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano