Se aproxima un cambio de impacto

Nos referimos a la transición política en México

Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México

En pocos días se completa un ciclo de cambios políticos que tendrá un impacto estratégico en el rumbo de las relaciones internacionales en las que se asientan las relaciones de América Central y su entorno. Lo que ocurra en ese ámbito en adelante influirá la posibilidad de que la región se fortalezca, siempre que crezcan la solidaridad y la cooperación entre los países de la región.

Nos referimos a la transición política en México que coincide con el reacomodo político de las relaciones regionales en el ámbito comercial compartido por los países de América del Norte. Un día antes del cambio de presidente del 1 de diciembre en México, ocurrirá la firma en Buenos Aires del recién negociado acuerdo trilateral que por el momento es conocido como el T-MEC.

El acuerdo que se rubricará en Buenos Aires el próximo 30 de noviembre tiene un alto significado para las relaciones interamericanas y en especial para los países de América Central porque es la región con la que las naciones del Istmo mantienen su principal relación internacional. Se rubrica a poco tiempo del convenio entre la Alianza del Pacífico con el Mercosur anunciado en Puerto Vallarta, que cambió el rumbo del posicionamiento regional para sus vecinos.

El desarrollo de la región mesoamericana se coloca ahora como un factor estratégico pendiente también para el resto del continente americano. Salvo México, ninguno de esos países participa en el Grupo de países de economías más desarrolladas (G20) que se reúne por los mismos días en Argentina, y sólo Colombia es miembro pleno de la Alianza del Pacífico.

La posición internacional mexicana es crucial para los países. Impacta de manera importante en la posibilidad de resolver problemas y desafíos comunes en materia de desigualdad, migración y seguridad que enfrenta ahora la región. En la agenda regional está la posibilidad de fortalecer el papel de cada uno o debilitar la posición global del continente americano.

Es también un factor clave para el cumplimiento los compromisos regionales de cooperación de la propia zona o en su relación con las otras regiones del mundo, que en un buen número de ocasiones pasa por los acuerdos del Grupo Latinoamericano (GRULAC) en organismos internacionales.

Los votos de los países de la región en los mecanismos de integración y organismos multilaterales de alcance global son ejemplos de la sumatoria que América Central proporciona en la toma de posición en el sistema internacional. Entre ellos, los de los sistemas interamericano y mesoamericano o del sistema de las Naciones Unidas como los dedicados a las cuestiones comerciales, marítimas, de alimentación, salud o telecomunicaciones.

La ventaja de los países mesoamericanos, en particular de los de América Central, se encuentra en la posibilidad de establecer una relación privilegiada por su ubicación geopolítica y en su papel social o económico en los intercambios globales. Sin tomarlos en cuenta, la región americana en su conjunto no puede gozar de las deseables condiciones de paz y prosperidad que se requieren ante los actuales retos globales.

*Catedrática universitaria

@guadalupegonzch

¿Te gustó este contenido?