Salud para todos, como en Canadá

La promesa de garantizar la salud con los recursos actuales, lo único que va a lograr es colapsar al IMSS e ISSSTE

Demetrio_Sodi_
Demetrio Sodi / Colaborador / Heraldo de México

La declaración del presidente López Obrador de que en dos años México tendrá un sistema de salud como el de Canadá, Reino Unido o Dinamarca, es una más de sus ocurrencias que no tiene posibilidad, como la de retirar al ejército de las calles, bajar el precio de la gasolina o hacer crecer la economía 4% este sexenio.

En Canadá, con una población de 36.7 millones de habitantes, el gasto público en salud en 2017 fue de 2.2 billones de pesos, con un gasto percápita de 60 mil pesos y representó 18.7% del gasto público y 7.3% del PIB. En el Reino Unido con una población de 66.2 millones de habitantes el gasto público en salud fue de 3.8 billones de pesos, con un gasto percápita de 57 mil pesos y representó 16.5% del gasto y 7.7% del PIB. En Dinamarca, con una población de 5.7 millones de habitantes el gasto publico en salud fue de 500 mil millones de pesos, con un gasto percápita de 90 mil pesos y representó 16.77% del gasto y 8.7% del PIB.

En México con una población de 127 millones de habitantes, el gasto público en salud en 2017 fue sólo de 600 mil millones de pesos con un gasto percápita de 5 mil pesos por habitante y representó 11.6% del gasto público total y 2.9% del PIB. No hay forma que con un gasto percápita 12 veces menor al de Canadá, 10 veces menor que el de Reino Unido o 18 veces menor que en Dinamarca se pueda ofrecer a la población que en dos años tendremos el mismo sistema de salud que tienen esos países. El problema es que México es el país que tiene el menor gasto público de la OCDE y mientras no se resuelva ese problema, será imposible garantizar educación, salud y servicios públicos de calidad como lo ofrecen esos países.

El gasto público total en Dinamarca representa 51.9% del PIB, 40.9% en Reino Unido y 40.6% en Canadá, mientras en México es sólo de 27.4%, de hecho es menor si quitamos el gasto de Pemex y CFE que no debería estar en el presupuesto. Incluso Brasil y Argentina países con similar desarrollo que México tienen 39.5% y 41.4%, respectivamente de gasto público total, muy por encima del de México.

La promesa de garantizar la salud a todos con las instalaciones y los recursos actuales, lo único que va a lograr es colapsar al IMSS, al ISSSTE y a todo el sistema de salud, es una promesa que no tiene ninguna posibilidad de lograrse y provoca aún más desconfianza sobre su gobierno y el futuro económico del país. Su mismo secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, no cree que con sus programas y proyectos se vaya a incentivar la economía, en los criterios de política económica el pronóstico de crecimiento para 2019-2024 es de 2.5% en promedio y de 2.8% para el último año, muy lejos del compromiso de campaña de crecer a 4% en promedio durante el sexenio.

López Obrador tiene que darse cuenta de que no basta con buenos deseos para acabar con la pobreza y garantizar a todos los mexicanos un piso parejo, lo que tiene que hacer es proponer una reforma fiscal para aumentar los ingresos, la inversión y el gasto público que necesita el país para desarrollarse y lograr justicia para todos.

 

@demetriosodi

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo