Saldrá más costoso que nunca ver ‘tele’

Hasta hace un par de años uno de los principales beneficios de Netflix era que podías encontrar contenido de calidad, de diferentes fuentes y casas productoras a un precio razonable

Armando Kassian / El acordeón de @arkasmi   / Heraldo de México
Armando Kassian / Mundo Digital / Heraldo de México

En lo que va del año, varias empresas productoras de contenido han anunciado que lanzarán sus propias plataformas de streaming, es decir, serán competidores de Netflix ya no sólo en contenidos, sino también en plataformas.

Disney acaba de confirmar que la fecha de lanzamiento de Disney+, nombre que tendrá su plataforma, será el 12 de noviembre para algunos países (Estados Unidos, Canadá y los Países Bajos. Una semana después aterrizará en Nueva Zelanda y Australia. Para México todavía no se confirma fecha de llegada) Esto significa que Marvel, Pixar, Fox, Star Wars y National Geographic estarán en esta plataforma.

 Hace un par de semanas, Paramount anunció también el lanzamiento en streaming de Paramount+, por lo que ofrecerá contenido de MTV, Comedy Central, Paramount Channel y Nickelodeon.

Con ello, el panorama de servicios de streaming en México, con Netflix, Amazon Prime, HBO, Hulu, Claro, Paramount+ y Disney+ , provocará que ya no encontraremos todo el contenido en una sola plataforma, sino que tendríamos que pagar la suscripción mensual de cada una.

Saquemos un promedio de 10 dólares por plataforma, si queremos tener todas, tendríamos que pagar 70 dólares al mes, unos mil 400 pesos mexicanos más la conexión a internet de buena velocidad, porque si no las descargas de streaming no se verían con la calidad adecuada.

Hace un par de años uno de los principales beneficios de Netflix era que podías encontrar contenido de calidad, de diferentes fuentes y casas productoras a un precio razonable, más económico que contratar una compañía de cable. Luego se hizo aún más atractivo, por los contenidos originales del propio Netflix.

El escenario a partir de ahora pinta diferente, el precio ya no será una ventaja frente a las cableras, el contenido ya no estará concentrado.

La única ventaja que queda es como tal el streaming, que te da la posibilidad de ver el contenido cuando quieres en cualquier dispositivo conectado a internet, pero todos los demás beneficios se están diluyendo y el que pierde aquí es el consumidor final, y ganan los intermediarios, en un escenario que me recuerda a las épocas antes de internet. El tiempo dirá, y el consumidor tendrá la ultima palabra en decidir si el precio-beneficio vale la pena.

POR ARMANDO KASSIAN MIERES
@arkasmi

lctl

¿Te gustó este contenido?