Rosy Orozco: Se los demanda México

A estas historias de dolor nos referimos las organizaciones civiles, activistas y sobrevivientes de la explotación humana, cuando exigimos a los cuatro candidatos presidenciales que definan ya una estrategia nacional contra la trata de personas

Rosy Orozco: Se los demanda México

Esta es una historia en la que todos perdemos. Un relato de miedo y angustia que ejemplifica, como pocos, el drama de la trata de personas como un agujero que engulle el destino de este país: El 27 de marzo de este año, tres jóvenes originarios de Tlaxcala, de 25, 24 y 18 años, fueron arrestados durante la Feria de la Mojarra, en Oaxaca, por presuntamente intentar secuestrar a una joven.

 

Luego de una semana en la cárcel municipal, los tres jóvenes quedaron en libertad por falta de denuncias. Luego, el trío condujo con rumbo a Tierra Blanca, Veracruz, donde se le vio por última vez. Dos días después de su último rastro, tres familiares –uno de ellos de 14 años— salieron de Tlaxcala hacia Veracruz para buscarles en alguna playa cercana. Desde entonces, ni rescatables ni rescatistas han vuelto. Sólo se sabe que sus autos fueron hallados calcinados en un paraje.

 

La historia comenzó a circular rápidamente en Oaxaca, así como las fotografías de los desaparecidos. Gracias a las imágenes, cuatro mujeres, dos de ellas menores de edad, reconocieron a los tres primeros hombres como aquellos que las cortejaron y las querían forzar a prostituirse en Tijuana. Acusaron que no eran secuestradores, sino padrotes. Y desde entonces, ellas esperan justicia, mientras el aparato judicial mexicano aguarda a seis desaparecidos para juzgarlos.

 

Quiero repetir las edades de los protagonistas de esta terrible historia: un niño de 14 años, una víctima de 15, una sobreviviente de 16 y un desaparecido de 18, más los adultos. Cualquiera que sea el desenlace de esta historia, todos perdimos algo. Ellas, ellos. Nosotros, México.

 

A estas historias de dolor nos referimos las organizaciones civiles, activistas y sobrevivientes de la explotación humana, cuando exigimos a los cuatro candidatos presidenciales que definan ya una estrategia nacional contra la trata de personas.

 

El segundo debate en Tijuana era el mejor escenario para hacerlo: por primera vez en la historia, una moderadora les demandó una postura sobre las tres T (Trata, Tráfico y combate al delito Transnacional), pero les faltó corazón. Lamentablemente, sólo dos contestaron: Jaime Rodríguez, lo hizo con datos medio verdaderos; y José Antonio Meade, repitió por tercera ocasión que hará del combate a la trata su prioridad.

 

Los dos punteros en las encuestas, Ricardo Anaya y López Obrador, callaron frente a una tragedia que acumula ya 500 mil víctimas en el país.

 

Señores candidatos: aún falta un tercio de la campaña. Tienen el beneficio de la duda; les quedan poco más de 30 días para demostrar que la paz que tanto anhelamos en este país sí les importa.

 

Firmen los compromisos de la campaña #SiTienenMadre y manden un mensaje claro: que contamos con ustedes para no sentirnos solos cuando escuchemos historias como la de los tlaxcaltecas desaparecidos.

 

Las historias en las que todos perdemos deben por fin terminar. Candidatos y candidatas: se lo deben a millones de mexicanas y mexicanos, se los demanda México.

 

@ROSIOROZCO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano