Rompimientos

De la euforia que les provocó el triunfo del 1 de julio, personajes cercanos a López Obrador pasaron a la ruptura

Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

 

En memoria de Emilio Viale

 

Lo mismo diputados que senadores, dirigentes de partido, aliados y hasta integrantes del equipo de transición han tenido serias diferencias. Muchas son del dominio público, pero otras son por debajo de la mesa, y hay quienes dicen que, conforme se acerque la toma de posesión, irán escalando.

Lo más sorprendente de todo es que Andrés Manuel está consciente de eso, pero lo ve como un proceso natural de depuración para definir quiénes tienen la capacidad de disciplinarse y seguir en el tablero, y quiénes se quedarán en el camino. Algunos ya entendieron el mensaje. Los que no, le siguen echando leña al fuego porque piensan que es la forma de ganarse un lugar cerca del Presidente electo.

Además del pleito entre Porfirio Muñoz y Gerardo Fernández Noroña, en la Cámara de Diputados, existen serias diferencias entre Ricardo Monreal y Martí Batres en el Senado. También hubo una disputa por la coordinación de Morena en San Lázaro, de la que salió victorioso Mario Delgado, pero dejó heridos en el camino. El enfrentamiento más reciente fue el de Yeidckol Polevnsky con el gobernador electo de Morelos, Cuauhtémoc Blanco. La lectura es que la dirigente de Morena se equivocó, porque nunca debió hacer públicas sus diferencias con el único aliado que no le debe nada a AMLO, porque ganó por sí solo.

La ropa sucia se lava en casa, fue lo que le dijeron a Polevnsky, pero creen que no le cayó el 20. Ella, como otros protagonistas de los pleitos, están llenos de poder y lo ejercen a la menor provocación.

Lo que pocos saben o desdeñan es que en la casa de transición, están tomando nota de cada una de las disputas.

Hay quienes incluso afirman que en algunos momentos parece que Andrés Manuel se divierte, lo disfruta. Pero cuando alguien se pasa de la raya no duda en dar manotazos.

Uno de los casos más evidentes fue el de Tatiana Clouthier, quien dejó de pertenecer al círculo más cercano, por su crítica a Manuel Bartlett, a pesar de seguir muy cerca de Alfonso Romo, futuro coordinador de la oficina de la Presidencia. Con todo y todo, algo en lo que se ha empeñado el Presidente electo es en evitar que se formen grupos o tribus como en el PRD, pero todavía no lo consigue, porque para algunos morenistas es evidente que existe una nomenclatura cercana a López Obrador, y son ellos los encargados de provocar divisiones.

 

•••

 

Y a propósito de cambios y rompimientos, se dice que continuarán los relevos de funcionarios en el gabinete de AMLO. Por ejemplo, todo apunta a que la senadora petista Ana Gabriela Guevara no llegará de titular a la Conade.

Más allá de sus capacidades, me dijo un futuro funcionario, el motivo podría ser las desavenencias de Morena con el PT, su aliado político.

 

•••

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Aunque parezca susceptible de unir, nada divide tanto como la verdad.

[email protected]

@ALFREDOLEZ

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo