Romo necesita pedir audiencia

¿Dónde quedó la cercanía de Romo con AMLO, que ahora el jefe de la Oficina de la Presidencia tiene que pedir audiencia?

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Es difícil decidir qué resulta más extraño (para los empresarios y para nosotros): que la Secretaría de Energía haya cancelado las rondas petroleras programadas para octubre, el mismo día que el gobierno federal firmó un acuerdo con la iniciativa privada para invertir 32 mil millones de dólares en el país.

Que Alfonso Romo, enlace del Presidente de la República con los empresarios, se diga tan asombrado como los miembros del Consejo Coordinador Empresarial y del Consejo Mexicano de Negocios que hace cinco días firmaron ante el jefe del Ejecutivo este acuerdo; o, peor aún, que el mismísimo Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, tenga que solicitar una cita con López Obrador para tratar de averiguar cuál fue la situación.

¿En serio, Romo necesita pedir audiencia para ver al Presidente? ¿En los cinco días transcurridos desde la firma del acuerdo en el Club de Industriales –y la reventada inmediata que le dieron desde la Secretaría de Energía– no han cruzado palabra?

Si esto efectivamente es así, tal como lo relató ayer el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, a los reporteros a su salida del Palacio Nacional, luego de su encuentro con Romo; es hora de preguntarse ¿qué papel desempeña el regiomontano en la 4T? ¿Dónde quedó su fuerza y su cercanía con López Obrador mostrada en la campaña?

Porque no es la primera vez que a Romo se lo llevan entre las patas de los caballos. Recordemos tan sólo –contra su opinión y sus promesas– la decisión de AMLO de cancelar el aeropuerto de Texcoco. Es el golpe más duro y seco que había recibido. Ahí perdió confianza y credibilidad frente a los poderosos.

Muchísimo trabajo le ha costado recuperarse desde entonces. El convenio firmado con la cúpula empresarial de los 32 mil millones de dólares de inversión este año para darle un empujón a la economía, parecía poner a Romo de nuevo en la ruta perdida.

Ni un día le duró el gusto.

A nombre de la IP, Salazar Lomelín expresó su situación así: (Vinimos) a mostrarle nuestro asombro…, porque, por un lado, firmamos un convenio para promover la inversión, entre otras cosas, del sector energético; y, por otro lado, esta sorpresa, que sin decir agua va, se cancelan los contratos.

¿Qué respondió Romo?

Alfonso me dijo que él también se sentía totalmente asombrado por esta situación…., que de alguna manera está sorprendido por lo que había pasado ese día y que estaba pidiéndole una cita al Presidente para tratar de averiguar cuál fue la situación.

Triste papel, ¿verdad?

***

GEMAS: Obsequio de los diputados priistas: El @GPPRIDiputados está en contra del retiro de cafeteras y hornos ¿Acaso la siguiente medida será obligar a empleados de San Lázaro a tomar café frío? #AusteridadAsíNo.

Por MARTHA ANAYA

¿Te gustó este contenido?