Revocación

AMLO pretendía aparecer en la boleta electoral de 2021, hacer campaña y secuestrar el debate

Gustavo Madero / Articulista invitado/  El Heraldo de México
Gustavo Madero / Articulista invitado/ El Heraldo de México

Hay quienes creen que este gobierno y su partido impulsan un proyecto democrático. Yo no, y como muchos otros, estoy convencido de que esta administración es autoritaria, intolerante a la crítica y la disidencia. Adicta a la concentración de poder en una sola persona.

Desde el inicio del sexenio no ha habido momento del día, día de la semana, ni semana del mes, en que la maquinaria de Morena, bajo el dedo convertido en batuta, haga que todo baile al son de las mañaneras.

En su perverso plan de imponer al país la visión y voz legítima de un solo hombre, avanza el proyecto de hacer girar el mundo en torno a él cada mañana, capturando los espacios públicos en una avalancha incontenible de ocurrencias que niegan al ciudadano y lo suplantan por el conveniente concepto pueblo, entronado en soberano.

Morena no tiene ADN democrático, porque su presidente no es un demócrata. Un demócrata no polariza, como lo hace Andrés Manuel a diario; no niega la legitimidad del adversario, como él, que nos descalifica cada ocasión; no desmantela instituciones ni programas para sustituirlos por entregas directas sin transparencia ni reglas de operación para usarlo como capital electoral.

Un demócrata no adjudica contratos unilateralmente, sino que licita y transparenta; no niega a la sociedad civil ni desconfía de ella; no se ampara en el ejército y en la seguridad nacional para anular los recursos legales de la sociedad civil que le cuestiona un aeropuerto sin pies ni cabeza como Santa Lucía.

Un demócrata no sustituye con método de encuestas los procesos de elección, ni cancela obras de inversión publica, porque ésas sí las puede manipular; un demócrata respeta y fortalece al pacto federal y empodera a los municipios y los estados, pero AMLO los reduce a su mínima expresión.

Lo dijo Lopez Obrador sin empacho alguno desde que formuló la iniciativa de permanencia, simulada de revocación de mandato. Pretendía aparecer en la boleta electoral de 2021, hacer campaña, secuestrar el debate y la litis de la elección federal concurrente con la mayor cantidad de procesos locales. Esto no prosperó porque Morena no obtuvo los votos de la oposición.

Recordemos que el último presidente de la República en funciones que apareció en una boleta se llamó Porfirio Díaz, dictador que se perpetuó en el poder por 30 años… La revocación en tiempos de un gobierno con tufo autoritario, provoca más miedo que confianza, más incertidumbre que entusiasmo, más inestabilidad para un país atrapado en la parálisis de la desconfianza.

La economía no crece porque hay miedo a un gobierno que exacerba el terrorismo fiscal, que hace nugatoria la presunción de inocencia y admite renuncias de ministros sin motivos graves.

En el PAN seguiremos desenmascarando su perversa demagogia, combatiremos los gobiernos populistas y autoritarios, como desde hace 80 años. El fundador de Acción Nacional, Manuel Gómez Morín, advertía sabiamente: Que no haya ilusos, para que no haya desilusionados.

POR GUSTAVO MADERO
SENADOR DEL PAN
@GUSTAVOMADERO


lctl

¿Te gustó este contenido?