Rescatar el Perímetro B del Centro Histórico

Lo que se busca es dotar de vivienda sin gentrificar, sin privatizar, sin construir grandes edificaciones

Dunia Ludlow / Heraldo de México

Este miércoles, la doctora Claudia Sheinbaum Pardo, la primera jefa de Gobierno capitalino electa por voto directo, anunció cuatro lugares estratégicos que rescatará con la participación de los habitantes y la inversión pública y privada: Perímetro B del Centro Histórico, la avenida Chapultepec, la Ciudad Perdida de Tacubaya y la zona de hospitales en Tlalpan.

Los primeros dos los ejecutará en 2019 y el resto en los años subsecuentes. Cobra relevancia el Centro Histórico -porque junto con Tacubaya- fue mencionado como un lugar donde también se impulsará la vivienda social.

Para ejemplificar la deuda histórica que se tiene con el Perímetro B del Centro Histórico sólo hay que recordar que en los últimos 20 años se han invertido 16 mil millones de pesos, la mayoría en el Perímetro A, donde se concentra la oferta museística y el patrimonio histórico.

Este rezago ha provocado una desigualdad brutal entre dos zonas que están divididas por una banqueta; y acrecentado problemas como espacios públicos abandonados, población en situación de calle, falta de mantenimiento y orden, incremento de la delincuencia y adicciones, ahorcamiento de la vialidad, uso clientelar del comercio en vía pública y ausencia de comunidad, entre otros.

Es por esta razón, que el Perímetro B del Centro Histórico está enlistado en los proyectos de rescate urbano que realizará el Gobierno capitalino en coordinación con la Autoridad del Centro Histórico, la Secretaría de Obras, y las alcaldías de Cuauhtémoc y Venustiano Carranza, la Secretaría de Movilidad, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México y la Agencia de Innovación Digital.

Con estas acciones, la jefa de Gobierno busca cumplir dos derechos en este polígono: el derecho a la vivienda digna, adecuada, y asequible; y el derecho a la ciudad que no es otra cosa más que contar con servicios y espacios públicos de calidad y seguros. Es así como entramos en una nueva era en la capital para transformarla en una ciudad innovadora y de derechos y que combata la desigualdad en los barrios con mayor marginación.

Lo que se busca es dotar de vivienda sin gentrificar, sin privatizar, sin construir grandes edificaciones, pero teniendo a grandes aliados que nos permitan dar resultados.

Esos aliados son las distintas comunidades que conviven en el corazón de la capital, aquellos que están interesados en dignificar, aportar y construir de la mano con todos los involucrados.

Arrancamos con el pie derecho y esto nos motiva a trabajar con profesionalismo, honestidad y entrega.

Vivir el Centro Histórico significa hacerlo habitable, disfrutable y envidiable porque lo tiene todo: gastronomía, ubicación, diversión, trabajo y riqueza cultural. Logremos que sus habitantes se apropien de su barrio o su colonia, que el rescate del espacio público sea comunitario y responsabilidad de todos. Queremos mejorar el bienestar de las personas que han estado olvidadas por décadas. Hagámoslo juntos.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno, malo y feo

Bueno, malo y feo