Relevo en el SNTE

Elba Esther deshoja la margarita para definir si contiende por su presidencia o manda a un incondicional

Alfredo_Gonzalez
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

En el periodo de transición del año pasado, el entonces presidente electo Andrés Manuel López Obrador logró sacar a la cúpula del magisterio el compromiso para renovar en enero la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Sin embargo, estamos a unos días de que concluya el mes y no hay fecha, ni fija ni tentativa, para el relevo.

Tampoco se conocen de manera oficial los nombres de posibles candidatos a contender por su presidencia.

Lo real es que Elba Esther sigue deshojando la margarita para determinar si contiende abiertamente o no.

Ha insinuado a sus cercanos que existe esa posibilidad, pero también es factible que empuje a alguien muy cercano.

Son tres sus prospectos: el maestro hidalguense Moisés Jiménez Sánchez, la oaxaqueña Dominga Escobar Luis y el profesor Rafael Ochoa, quien en otro momento ya estuvo al frente de sindicato.

Los tres han expresado su interés de participar, aunque cada uno con sus matices.

Por ejemplo, hasta hace unos días se pensaba que Moisés Jiménez era el elegido, pero Gordillo Morales ha comentado que no está dicha la última palabra.

Dominga también es una opción real, pero muchos la ven con recelo porque viene de una corriente disidente de la CNTE, no del Sindicato, aunque se ganó la simpatía de la profesora porque le declaró la guerra al actual líder del SNTE, Alfonso Cepeda.

En el caso de Rafael Ochoa dará todo su apoyo a la maestra Gordillo si decide contender abiertamente, pero si ella no va, será el primero en levantar la mano para que lo apunten.

Con la claridad de Ochoa y el interés de los otros dos, la maestra tiene todo para retomar el control absoluto del SNTE. De lo que nadie tiene certeza es de cuándo será la elección.

Lo real es un acuerdo entre la actual dirigencia, el gobierno de AMLO y la poderosa Elba Esther para que el proceso sea abierto y democrático.

Sólo esperan que el gobierno convoque a una comisión organizadora, integrada por la SEP, Segob, Secretaría del Trabajo y todos los sindicatos magisteriales, incluida la organización Maestros por México, de Gordillo Morales.

Muchos pensarían que no corre prisa por mover a Alfonso Cepeda del SNTE, pero el gobierno no le tiene confianza porque fue impuesto por Peña Nieto. Su salida es inminente.

El tiempo apremia, el gobierno lo sabe, sobre todo ahora que están resurgiendo conflictos magisteriales en algunos estados, como Michoacán, en donde necesitan un aliado, o mejor dicho aliada, como Gordillo, con ella o uno de sus incondicionales al frente del SNTE, no Cepeda y nunca más el PRI.

 

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: La lucha por el poder lo explica todo: su ausencia deriva en caos y su exceso en tiranía.

 

[email protected]

@alfredolez

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónGerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra  /  Heraldo de México

Historias de espías: El Ángel