Reforma electoral contra reloj

La ALDF espera tener a fin de mes la normatividad electoral que regirá en 2018; ojalá que no sea una ley llena de lagunas y contradicciones

Antes de que concluya el mes de mayo, los diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) esperan tener lista toda la normatividad electoral que regirá para las elecciones de 2018, el tiempo está corriendo y encima de todo hay dos acciones de inconstitucionalidad en materia electoral que esperan una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), y puede cambiar el panorama de un momento a otro.

La alianza legislativa que hizo el PRD encabezado por Leonel Luna con el PAN de Jorge Romero y el PRI de Israel Betanzos, para garantizar el control de la ALDF, dejó al blanquiazul en una posición privilegiada en materia electoral. El diputado José Manuel Delgadillo ocupa la presidencia de la Comisión de Asuntos Político- Electorales, pieza clave en estos trabajos.

Por parte del gobierno de la ciudad, quien ha dado el seguimiento puntual a los avances y acuerdos, ha sido el consejero jurídico, Manuel Granados.

Los diputados revisarán a partir de este lunes el dictamen de 4 tomos con las 17 diferentes iniciativas presentadas, para expedir el Código de Instituciones y Procedimientos Electorales de la Ciudad de México, la Ley Procesal Electoral para la Ciudad de México, reformas a las leyes de Participación Ciudadana y al Código Penal.

Es toda una nueva legislación electoral que habrá de procesarse en la Asamblea, algunos optimistas esperan que esté lista para el 30 de mayo y se pueda publicar entre el 1 y 2 de junio, porque el año electoral empieza el 5 de septiembre y el artículo 105 de la Constitución establece que las leyes electorales deben publicarse y promulgarse 90 días antes de que inicie el año electoral, es decir el 5 de junio.

Cuando se trata de reformas fundamentales, regularmente los acuerdos políticos se alargan hasta el último momento, sin embargo llama la atención que la ALDF se venía preparando para estos cambios desde el año pasado, pero siguen atorados.

Durante décadas se buscó que los habitantes de la capital gozaran de los derechos políticos que tienen los ciudadanos del resto de las entidades de la república, la declaración de constitucionalidad de la Reforma Política del Distrito Federal se hizo en enero de 2016, ahí ya estaban delineados los grandes retos que venían en materia legislativa, pero al parecer esta Legislatura no dimensionó el trabajo que tenían enfrente, porque la lista está llena de pendientes.

Además los integrantes de la Asamblea Constituyente que hicieron la Constitución de la Ciudad de México dejaron diversos temas en una situación ambigua o cuestionable, por eso en materia electoral Morena promovió la acción de inconstitucionalidad en contra de la designación de 50 por ciento de diputados de mayoría y 50 por ciento para los de representación proporcional para la integración del pleno en el Congreso local, porque rompe la base de 60-40 que hay a nivel federal; Nueva Alianza imgunó el artículo de los cabildos y el método para elegir alcaldes.

Ojalá que el trabajo contra reloj no arroje una ley llena de lagunas y contradicciones, porque agregará dificultades a un proceso electoral que se anticipa muy competido en 2018.

Columna anterior: Ciudad adversa para Margarita.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano