Redes femeninas de hermandad

Sólo tejiendo lazos, las mujeres hemos podido llegar a donde estamos, y sólo así, podremos avanzar cada día más

Brenda Jaet / Caprichos millonarios / El Heraldo de México
Brenda Jaet / Caprichos millonarios / El Heraldo de México

No existe realmente equidad de género hasta que no entendamos como mujeres que debemos participar en la economía. La verdadera libertad se encuentra cuando una persona es económicamente independiente. Gran felicidad que esta semana se celebró por primera ocasión el Women Economic Forum México, un escenario internacional que llegó a nuestro país de la mano de Michell Ferrari como directora general, y celebrando su edición 30 internacional. El WEF reúne a las exponentes más importantes de la cultura, política, filantropía, sociedad, periodismo, negocios y economía, tanto de nuestro país como del mundo, para impulsar en todos los niveles el empoderamiento de la mujer y su importancia en la construcción de la sociedad contemporánea. Tuve el placer de conocer a muchas mujeres maravillosas, empoderadas y verdaderos ejemplos a seguir, como Nadine Gasman, presidente del Instituto Nacional de las Mujeres; Yalitza Aparicio, actriz y profesora; Ana Pecova, directora ejecutiva de Equis Justicia para Mujeres A.C.; Irene Espinosa, subgobernadora del Banco de México; Belén Sanz, representante de la ONU Mujeres en México, entre otras. Una, sin embargo, marcó huella: la doctora Harbeen Arora, fundadora y CEO Global de All Ladies League y del Women Economic Forum. Hay cosas que no se pueden explicar con palabras, energías que sólo se pueden sentir, y esta fue precisamente la experiencia que tuve al platicar con ella.

Vestida en un precioso traje típico de India: largo, bordado, rosa claro, con una chalina con perlas color verde pastel, parecía una hada madrina. Lo primero que hizo al conocerme, aparte de regalarme una sonrisa, fue ofrecerme un Shakti Bondhu, una especie de ritual en el que la divinidad femenina se conecta entre ambas para crear un superpoder de hermandad por medio de una pulsera que puso en mi mano derecha, seguido por bendiciones, un abrazo y un beso. Y es que explica que sólo tejiendo redes, las mujeres hemos podido llegar a donde estamos, y sólo así podremos avanzar. Otra conversación que me movió fue la que tuve con la extesorera de EU, la mexicana Rosario Marín, a quien al preguntarle si alguna vez sufrió discriminación por ser inmigrante, me respondió: No lo sé, estaba tan enfocada en lo mío, que ni cuenta me di.  Además, dice que el nacimiento de su hijo con síndrome de Down fue un parteaguas en su vida. Todo cambio para bien, y ese fue otro factor que la impulsó.

Digno de mencionar son los hombres que apoyan el empoderamiento femenino y lo alientan en sus empresas, como Benjamín Salinas, director general de TV Azteca, quien compartió ideas de lo que se ha implementado para impulsar el cambio cultural a favor de la equidad de género.

Esta vez me quiero despedir con un mensaje muy poderoso de una mujer a otra: Seamos solidarias, no nos pongamos trabas entre nosotras. Ya muchas trabas tenemos en el exterior como para que no nos hermanemos, sigamos adelante y logremos todas juntas nuestros sueños, posiciones, trabajo, nuestro futuro. Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación.

POR BRENDA JAET
@BRENDAJAETK


lctl

¿Te gustó este contenido?