Redefiniendo la moda-2010 a 2020

Las famosas y exclusivas semanas de moda mundial, celebradas dos veces al año, cambiaron drásticamente a los personajes que asisten

Brenda Jaet / Caprichos millonarios / El Heraldo de México
Brenda Jaet / Caprichos millonarios / El Heraldo de México

Esta década se definió por cambiar los paradigmas en la industria de la moda. Desde cómo la consumimos, cómo se vende, la forma de anunciarse, dónde la vemos, nuestras fuentes de inspiración, la redefinición de lujo e íconos. Las famosas y exclusivas semanas de moda mundial, celebradas dos veces al año en NY, Londres, París y Milán, cambiaron drásticamente a los personajes que asisten. De ser básicamente clientes, compradores top, celebridades y periodistas, han agregado a influencers y bloggers del momento, desplazando a otros invitados; en ellos se englo-ban varias categorías: celebridades, pseudo periodistas y algunos de ellos clientes. El streaming en vivo es otro punto a considerar. Antes para saber y escribir de moda, tenías que estar físicamente en el lugar; hoy puedes ver cualquier pasarela desde tu móvil. Todos somos expertos, tenemos una opinión y la compartimos en redes sociales. Otro aspecto que cambió es que la inspiración surgía de las pasarelas hacia fuera; lo que veíamos era lo que influenciaba las tendencias por venir. Hoy es al revés, la calle influye lo que vemos en las pasarelas. De ahí el street style, que ganó popularidad y lo vemos en todas las colecciones, de marcas clásicas de lujo a las de fast fashion. El fast fashion tomó también una gran fuerza, primero abriendo la esperanza a muchos de tener las tendencias de moda del momento a precios accesibles, pero pronto la factura nos llegó: el daño al medio ambiente ha sido muy impactante, la industria de la moda es una de las que más contamina. La forma de comprar también cambió, antes tenías que ir físicamente a las tiendas, ahora casi todo se puede hacer en línea. El marketing viró totalmente: de depender 100% de revistas, televisión y otros medios, hoy las redes sociales han desplazado a los medios de comunicación. Las top models poco a poco han sido reemplazadas por las bloggers e influencers del momento, ya ni las portadas de las revistas ni las campañas son exclusivas de ellas, como fue en los 90 con Cindy Crawford, Claudia Schiffer, Naomi Campbell o Linda Evangelista. El panorama de la moda lleva una narrativa de inclusión e igualdad: se han abierto las puertas a modelos con bellezas diferentes a los viejos paradigmas: las plus size, como Ashley Graham, otras con algún tipo de imperfección, como Winny Harlow quien tiene vitiligo, o modelos con síndrome de Down o transgénero. También el consumidor ha cambiado: está más interesado por los procesos de fabricación de lo que compra, los valores de la empresa en donde gasta su dinero, y ha cambiado el concepto mental de poseer por vivir experiencias.

Los mexicanos nos hemos ido adaptando; al principio nuestras compras en línea eran flojas, pero según Euromonitor, el e-comerce aumentó este año 35% en el Buen Fin, siendo la moda la número uno. Este año Amazon abrió un centro de distribución de 100 mil metros cuadrados en México, lo que quiere decir que sus ventas han aumentado y también en el sector de moda. ¿Qué nos deparará la siguiente década en la siempre cambiante y dinámica industria de la moda?

POR BRENDA JAET
@BRENDAJAETK

abr 

¿Te gustó este contenido?