Rebelión en Morena

Diputados federales expresan su inconformidad con los recortes presupuestales para el próximo año

Alfredo González Castro A fuego lento / Heraldo de México/
Alfredo González Castro / A fuego lento / Heraldo de México /

A dos días de que se apruebe en comisiones la Ley de Ingresos, como parte del Paquete Económico 2020, diputados de Morena velan armas para iniciar una jornada de protestas por los recortes presupuestales en diversos rubros.

Son varios los temas que les preocupan, pero hay tres en los que piden al gobierno que ponga especial atención porque pegan a la población de menos recursos y a sectores productivos en el campo, en la industria de la construcción y obra pública.

Por ejemplo, con base en el proyecto elaborado por Hacienda, el Programa de Vivienda Social pasará de 6 mil millones de pesos a 2 mil millones en 2020.

Esto significa que no podrá cubrirse el déficit de 10 millones de viviendas en el país. Así lo plantea un estudio de la comisión del ramo de la Cámara de Diputados, que encabeza el barzonista Alejandro Carvajal.

El documento establece que, de esa cifra, seis millones de viviendas corresponden a gente que no cuenta con seguridad social, mucho menos con la posibilidad de acceder a un crédito.

En pocas palabras: los legisladores prevén que la austeridad dejará a 10 millones de familias sin la posibilidad de adquirir una casita o departamento de interés social.

Lo más grave no es eso, porque uno podría pensar que las familias mexicanas, aguantadoras como son, esperarían a que la cosa mejore para dejar el hacinamiento en el que se encuentran y en otro momento esperar que el gobierno les dé un crédito.

 Pero eso no va a pasar, la necesidad es imperiosa. La gente quiere un lugar para vivir y lo conseguirá a como dé lugar. Por esa razón, diputados de la 4T me dicen que, si Hacienda no rectifica, existe el riesgo de que crezcan los asentamientos irregulares en las grandes ciudades, con los graves problemas que eso representa para la sociedad y al propio gobierno.

Además, la industria de la construcción ha registrado una reducción en sus ingresos hasta de 30%, con la consecuente pérdida de miles de fuentes de empleo.

Pero si el panorama se ve sombrío en ese rubro, lo que prevén para los productores del campo está igual o peor.

El diputado Eraclio Rodríguez, presidente de la Comisión de Agricultura, tiene el diagnóstico: de los 72 mil millones que recibió el sector agropecuario en 2018, el proyecto presupuestal para 2020 contempla 46 mil millones; es decir, 26 mil millones menos en sólo dos años.

Significa que no habrá dinero para proyectos en acuacultura, fomento a la ganadería, atención a suelos y aguas, comercialización y seguros para productores, entre otros.

Tal situación pone en grave riesgo la producción del campo, lo que sin duda ha provocado un enojo que pronto se hará público. Y ahí sí, quién sabe si el inquilino de Palacio Nacional tenga un as bajo la manga para impedir la rebelión que se gesta desde San Lázaro.

***

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Un poco de rebelión de vez en cuando es buena cosa.

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO
[email protected]
@ALFREDOLEZ



lctl

¿Te gustó este contenido?