Reaparece Ricardo Anaya

Lo hizo en la Permanente del PAN; se sentó al lado de Cortés y en silencio escuchó el análisis del 2 del junio

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

El lunes pasado, en la reunión de la Comisión Permanente del PAN, se hizo presente Ricardo Anaya.

Hacía rato que el ex candidato presidencial no participaba en nada. En ningún encuentro de su partido. En ningún evento. Meses de ausencia, de recogimiento y de silencio. Rompió el silencio apenas el 15 de mayo con una serie de tres tuits en los que dio cuenta de la resolución definitiva del Tribunal Electoral en la que definió que durante la pasada elección presidencial, la PGR sí afectó la contienda en su perjuicio.

Anaya celebró en breves líneas la resolución. Agradeció a las casi 13 millones de personas que votaran por él, a pesar de tantos infundios, y deseó que este tipo de maniobras, tramposas y arteras, jamás se repitan.

En términos de dignidad personal, la decisión del Tribunal Electoral le reabrió la puerta a la vida política.

Pero este lunes, en la Permanente de Acción Nacional estaba por ocurrir algo que le interesaba –y preocupaba- al queretano: la discusión de los resultados de la elección del pasado domingo.

Su presencia, en ese sentido, era obligada, a decir de algunos de los presentes: Ricardo estaba atento a cuidar la lectura de la elección –dado que la anterior fue la suya- y no podía abandonar el terreno para que lo dejaran en una posición inadecuada.

Y efectivamente, ahí estuvo. Sentado al lado de Marko Cortés, actual presidente del partido.

No dijo una sola palabra. Anaya siguió con atención –discreto, según describen– las exposiciones que se hicieron en torno a los resultados que obtuvo el PAN el pasado 2 de junio, pero mantuvo silencio total hasta el final.

Escuchó distintas intervenciones en torno a los resultados. El señalamiento de que los aliados del PAN no eran tan eficientes como los de Morena y que habría que replantearse varias cosas en adelante:

-El desempeño de los gobernadores panistas.

-La utilidad de las alianzas.

-La selección de candidatos.

-La propuesta política del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el contraste que ante ésta debería presentar el blanquiazul. Ricardo Anaya escuchó en ese encuentro que, contra lo que muchos pensaban antes de la elección, Morena no los avasalló. Incluso –y ésta fue su conclusión más importante–, en el camino hacia adelante consideraron que el PAN se confirma como alternativa.

Nada se dijo sobre el pasado. Nadie acusó a Anaya de lo que aconteció.

¿Qué quiere ahora Ricardo? No queda claro aún.

***

GEMAS: Obsequio de Roberto Velasco Álvarez, vocero de la cancillería: Aprecio todos sus comentarios y memes sobre la famosa colación (y chocolates, que no salieron en la foto), que generosamente nos ofreció la Sra. Pelosi en medio de un intenso día de trabajo. Buenas puntadas. En lo sustantivo: buen ánimo para alcanzar acuerdos. Mañana seguimos.

[email protected]

@MARTHAANAYA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónMás producción con menos vacantes

Más producción con menos vacantes