El FAD es el salvavidas del PRD

Las encuestas indican que si hoy fueran las elecciones, el PRD ni siquiera refrendaría su registro ante el Instituto Nacional Electoral

Netlog

Hundido inicia el Partido de la Revolución Democrática (PRD) el proceso electoral que culminará el 1 de julio de 2018 con la elección federal, en la que se disputan tres mil 416 cargos de elección popular, entre ellos la Presidencia de la República, 500 diputados, 128 senadores y ocho gobernadores.

Los números de las encuestas que han llegado estos últimos días al cuartel perredista le indican que si hoy fueran las elecciones este partido ni siquiera refrendaría el registro ante el Instituto Nacional Electoral, pues la ley exige como mínimo tres por ciento de la votación para ello.

De acuerdo con la encuesta de SDP, difundida el fin de semana, el sol azteca apenas recogería dos por ciento de los votos, mientras que cualquier candidato presidencial independiente lograría 6.9 por ciento. Se iría, según este ejercicio, hasta el quinto sitio, muy por debajo de Morena (29.1 por ciento), el PAN (27.9) y el PRI (22.3).

Es decir, si compite solo el PRD perdería el registro y Morena se quedaría como el partido de izquierda dominante en la escena política del país. Por eso el empuje al Frente Amplio Democrático (FAD) que dan los perredistas, liderados ya de facto por el Jefe de Gobierno y aspirante presidencial, Miguel Mancera.

Y es que otra encuesta, ésta de Parametría, arroja que una eventual alianza entre el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano (los partidos que conforman el FAD) doblegaría a Morena por goliza.

Los números de este ejercicio demoscópico, levantado a finales de agosto pasado, refieren que esa coalición obtendría 32 por ciento de la votación, contra 23 por ciento de la coalición Morena-PT, y 15 por ciento del PRI-PVEM-PANAL-PES.

La mala noticia para el perredismo y para Mancera, es que el candidato que mejores números arrojaría para esa eventual alianza es Margarita Zavala, rival del líder panista y querendón presidencial, Ricardo Anaya, quien no piensa dejarle la candidatura.

Además, de acuerdo con varios militantes del sol azteca consultados, su partido está en la encrucijada de convertir al PAN en una alianza electoral, debido a que, si lo hace, sería renunciando a las banderas de izquierda que lo colocaron como referente mundial al legalizar los abortos y las bodas gay con derecho a adopción.

El precio es alto, dicen, pero de lo que se trata ahora es de sobrevivir como partido político, con prerrogativas del erario, por supuesto.

La ideología y los principios pueden embodegarse.

Columna anterior: Cortinas de humo

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso