¿Quién sigue en la lista de Santiago Nieto?

El bajo perfil de Peña Nieto es señal de que no tiene muchos motivos para ser optimista

Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México

El ahora empoderado titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, echado de una patada por la puerta trasera de la Fiscalía para la Atención de Delitos Electorales, el sexenio pasado, posee, además de buena memoria, olfato y disciplina, para investigar. Es meticuloso, tiene una larga lista de agravios que saldar, y también pretextos de sobra para cobrarlos. Cuenta con herramientas y poder para hacerlo. Y lo está haciendo.

La detención de Emilio Lozoya es, apenas, la punta del iceberg. Un ejercicio de memoria breve, ilustra.

Era octubre de 2017. El entonces encargado de despacho de la PGR, Alberto Elías Beltrán, lo corrió. La razón, se dijo, fue por transgredir el código de conducta al haber compartido información que, aseguró la PGR, ponía en entredicho la imparcialidad de una investigación.

The Wall Street Journal apuntó en aquel momento que la destitución se debió a la investigación de los sobornos supuestamente recibidos por un exjefe de la empresa petrolera los cuales se utilizaron para financiar la campaña de Peña Nieto (…) fue despedido dos días después de que le informara a un periódico que Lozoya le envió una carta para presionarlo y que fuera declarado inocente.

Imposible separar antes, ahora y después, a Lozoya de la figura de Enrique Peña Nieto. El expresidente está en la lista de Nieto, junto con medio gabinete anterior.

Quien piense que Peña ya la libró y la investigación a Lozoya comienza y se agota con él, se equivoca. Los tentáculos del titular de la UIF lo podrían alcanzar, y el exdirector de Pemex no piensa hundirse solo; su abogado Javier Coello ha dicho una y otra vez, que su cliente no se mandaba solo.

El 20 de enero publicamos en esta Definiciones que el expresidente mantiene un agobio permanente y creciente, según una fuente confiable, cercana al mexiquense, que ha permanecido en contacto con él (…). Ni está tranquilo, ni está desconectado.

Peña ha visto caer a varios de sus amigos y empoderarse a no pocos de sus adversarios.

Su abogado, Juan Collado, está detenido; la exsecretaria –dos veces en el sexenio- Rosario Robles, también; el aliado y consejero, Carlos Romero Deschamps, fue obligado a renunciar al sindicato petrolero, igual que ocurrió con uno de los ministros que empujó a la Corte, Eduardo Medina Mora.

***

En el radar de la justicia hay que anotar a varios con investigaciones en curso: Jesús Murillo, Alberto Bazbaz, Alberto Elías Beltrán, Luis Miranda, Gerardo Ruiz Esparza, Erwin Lino, Pedro Joaquín Coldwell, Humberto Castillejos, Benito Neme… las indagatorias se acumulan, no sólo en la FGR, sino en el escritorio del hoy poderoso Santiago Nieto.

Conforme avance el calendario y haya momentos convulsos, podrían llover órdenes de aprehensión. El bajo perfil que adquirió Peña, tras la imprudente vida social que se dio al salir de Los Pinos, es señal de que no tiene demasiados motivos para ser optimista.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN


lctl

¿Te gustó este contenido?