¿Quién asesora al Congreso de la Ciudad?

En la última sesión de 2018, a los diputados se les olvidó instalar la Comisión Permanente

Esperanza Barajas / Primer Cuadro / Heraldo de México
Esperanza Barajas / Primer Cuadro / Heraldo de México

 

 

En varias ocasiones los diputados del Congreso de la Ciudad de México han demostrado el poco conocimiento que tienen de las leyes que los rigen y la falta de pulcritud legal con que se conducen, resulta que en la última sesión de 2018 se les olvidó instalar la Comisión Permanente.

 

Quizá necesitaban vacaciones navideñas, porque los diputados se tomaron su tiempo, al margen de lo que establece la Constitución, porque el artículo 31 en el numeral dos dice que el día que se decrete el periodo de receso se nombra a la Comisión Permanente, que deberá instalarse inmediatamente y funcionar hasta el reinicio del periodo de sesiones. Eso debió ocurrir el 28 de diciembre, no el 10 de enero.

 

La pulcritud no sólo es en cuestión legal, el acuerdo 48 de la Junta de Coordinación Política, luego de ser firmado fue tachoneado para corregir la integración de la Comisión Permanente, así como otros errores.

 

Hubiera sido interesante que los legisladores ubicaran las contradicciones que tiene la Constitución sobre la integración de la Mesa Directiva, pero eso implicaría un esfuerzo extra. En el Capítulo I, artículo 29 dice que el Congreso contará con una Mesa Directiva y un órgano de coordinación política, y sus presidencias serán rotativas cada año.

 

Es decir que la Mesa Directiva, que conduce el trabajo legislativo en el pleno se eligió para un año, Jesús Martín del Campo tiene esa responsabilidad hasta septiembre de 2019; la Ley Orgánica del Congreso señala que esa instancia se encargará de los periodos ordinarios, extraordinarios y las sesiones de la Comisión Permanente.

 

Pero el artículo 31 de la Constitución habla del nombramiento de la Comisión Permanente y su Mesa Directiva, por eso eligieron el 28 de diciembre para esa responsabilidad al diputado José Luis Rodríguez. Esta contradicción no fue despejada por los diputados y abre la puerta a alguna impugnación de las decisiones que tomen los legisladores en este periodo de receso.

 

Por eso vale la pena preguntarse quién asesora al Congreso, quién les dice a los diputados como conducirse dentro del marco legal porque queda claro que ellos tampoco lo saben.

 

A LA VUELTA

Una parte importante del caos por la venta de plazas y basificaciones irregulares en el gobierno capitalino esta ligado a un personaje Miguel Ángel Vásquez, protegido por Héctor Serrano en la última administración.

Sus excesos espantaron al propio José Ramón Amieva  quien le rechazó un listado de compromisos que le quería heredar el ex subsecretario de Administración y Capital Humano.

El ex funcionario transitó por todas las administraciones perredistas, pero el nuevo gobierno lo tiene en la mira, por eso muy será interesante seguirle los pasos a su esposa, la diputada local Paula Andrea Castillo.

 

 

[email protected]

@esbarajas

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas