¿Quién ampara a los jueces federales?

Los jueces que resuelven amparos no pueden decidir y ser parte de su propia causa, deberían declararse impedidos

Enrique_Rodríguez
Enrique Rodríguez / Libertad bajo palabra / Heraldo de México

Corren los últimos días del cuatrienio del ministro Luis María Aguilar Morales, como presidente de la Suprema Corte de Justicia; terminará como empezó, con un Pleno dividido y el escenario que el también presidente del Consejo de la Judicatura Federal no anticipó, la llegada de Morena al poder con carro completo.

 

Desde 1994, año de la última gran reforma al Poder Judicial de la Federación, encabezada por Ernesto Zedillo, los ministros electos para encabezar a la Corte: Vicente Aguinaco Alemán, Genaro Góngora Pimentel, Mariano Azuela Güitrón, Guillermo Ortiz Mayagoitia y Juan Silva Meza vivieron ciertas tensiones con los cambios de gobierno de signo panista y priista.

 

Destaca en este contexto el periodo encabezado por Ortiz Mayagoitia, quien sorteó con éxito y sin mayores sobresaltos externos la primera gran presión en el tema de la reducción salarial de los juzgadores. El veracruzano operó su propia sucesión interna de forma tersa, entregó a Silva Meza una institución ordenada y unida.

 

Por el contrario, la sucesión en la que Aguilar Morales recibió el mando de la Corte y el Consejo, fue tensa y con una marcada división interna que tuvo su clímax en la elección más desgastante en la historia del máximo tribunal, en la que fueron necesarias 32 rondas de votación para desempatar entre él y Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Ahora que las disminuciones salariales son ley vigente, un sector importante de juzgadores federales reprocha al todavía presidente de la SCJN no haber defendido con contundencia su causa. En este torbellino deciden su estrategia contrarreloj y en crisis.

 

La presentación de un amparo para agotar los medios internos de defensa es requisito indispensable para acudir a instancias internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Los jueces que resuelven amparos no pueden decidir y ser parte de su propia causa, tendrían que declararse impedidos. El Poder Judicial de la Federación tampoco puede litigar contra el Estado mexicano, sin embargo, es indispensable una reflexión que resuelve el nudo, el Poder como tal no tiene derechos humanos, pero sus titulares, sí, por lo tanto la defensa es de éstos en lo personal y no como representantes de un poder. Si hubiera una denegación de justicia en el ámbito interno, la eventual condena al Estado mexicano favorecería a personas físicas, es decir, a los afectados en lo individual.

 

Mientras definen el camino, la realidad los alcanzó con la nueva Ley Federal de Remuneraciones, que contraviene el párrafo 11 del art. 94 de la Constitución, situación inédita en la historia de México.

 

EDICTOS: En los próximos días, los tres principales colegios de abogados del país emitirán un pronunciamiento conjunto para sumarse a la defensa de los juzgadores contra las iniciativas que violentan su autonomía e independencia. Se trata de la Barra Mexicana del Colegio de Abogados, el Ilustre y Nacional Colegio de Abogados y la Anade. Hasta el domingo.

 

 

[email protected]

@PENILEYRAMIREZ

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas