Queremos ser libres

Carsten es el primer artista contemporáneo con influencia mundial que introduce el concepto del juego a sus exhibiciones

Queremos ser libres

¿Cuántos de ustedes describirían a los museos como espacios cerrados, fríos, donde se tacha gravemente romper las reglas? Estos recintos parecen ser la antítesis del arte. Ahí donde se supone que vas a inspirarte, liberarte y aprender, más bien, estás al pendiente de seguir la puerta correcta, no tocar una pieza o guardar silencio.

Por eso, la exposición Sunday, de Carsten Höller, que se inaugura la próxima semana en el Museo Tamayo será quizá una de las experiencias más inusuales que vivirás en un museo de arte.

Carsten es el primer artista contemporáneo con influencia mundial que introduce el concepto del juego a sus exhibiciones. Su propuesta incluye esculturas interactivas para girar en un carrusel; ingerir píldoras no identificadas; deslizarse por un tobogán de metal o inhalar una sustancia que te inducirá sentimientos amorosos.

 

Si no encuentras el valor del entretenimiento, no entiendes el valor de la vida es una de las máximas del artista. De ahí que su exposición sea una manifestación sociológica que reta al espectador a tomar la decisión de vivir nuevas experiencias.

 

Las obras del alemán tienen como raíz el movimiento cinético de los 60, donde el enfoque era capturar el dinamismo material y movimiento corporal. Sin embargo, su propuesta va más allá de la apreciación o vivencia, para ofrecernos un estudio del ser humano en libertad. Podrás ver la locura en sus caras por una fracción de segundo, y luego, zuum, se irán, nos reafirma Höller.

El arte lleva más de 100 años que pasó de ser una habilidad creativa a una agilidad intelectual, que concibe fenómenos filosóficos, sociológicos, antropológicos, políticos, religiosos o científicos. Los museos van un paso atrás, pero con estas propuestas, confío en que esa idiosincrasia obsoleta cambiará.

 

APERTURA. La muestra se inagura la próxima semana en el Museo Tamayo. Foto: Especial

 

 

Por LILIA SOREN

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSalvador Cerón / Heraldo de México

Combatir la corrupción