Queremos ídolos, fabricamos culpables

En un país con tan pocos ídolos, que dos caigan es una tragedia. Una más

Netlog

No acababa de digerirse la noticia sobre el presunto nexo de Rafael Márquez y Julión Alvarez con un narcotraficante y sus redes de lavado de dinero, cuando nuestros teléfonos ya se habían llenado de memes y mensajes donde se concluía su culpabilidad. Siempre le buscamos el lado chusco a las tragedias que vivimos y esta, en verdad, es una de ellas.

Punto a favor de ambas figuras es que hasta el momento han dado la cara y ofrecido a sus seguidores aclarar el asunto. Han declarado ante la PGR y se dicen abiertos a cualquier investigación. Un tema no menor ya que al ser incluidos en la lista negra de la temida Oficina de Control de Activos de Estados Unidos habrá, de entrada, consecuencias sobre sus bienes, donde quiera que los tengan. Y aunque la lista abarca a 65 personas y 43 empresas, los nombres del futbolista y del cantante suenan más fuerte.

Sobre el desenlace de este caso, he escuchado y leído los escenarios más optimistas y los más sombríos. Que Estados Unidos sea el país sancionador, es para muchos el elemento suficiente para deducir que Márquez y Julión ya andaban en malos pasos.

Pero la llamada OFAC no es perfecta. Hasta hace dos años, 64 personas y 41 empresas mexicanas habían logrado borrar su nombre de la lista negra de la oficina dependiente del Departamento del Tesoro. En promedio, estas personas y entidades pasaron hasta seis años reuniendo las pruebas necesarias para demostrar que no tenían relación con ningún narcotraficante (El Universal 07/04/2015).

Es un camino tortuoso, donde además de perder las propiedades, dejan de tener amigos, sus conexiones se rompen y lo peor: reciben un estigma que nunca se les borra.

En México, por lo pronto Rafa Márquez ya esta viviendo las consecuencias de ser incluido en esta lista. Además de ser eliminado en fotografías de muchas redes sociales, varias empresas han anunciado que le retirarán el patrocinio económico a su fundación. Y esto apenas empieza.

Cuando menos, la Federación Mexicana de Futbol y el club Atlas han salido a respaldar al jugador, uno de los mejores en toda la historia, considerando que no se ha abierto ningún juicio en su contra ni se le ha declarado culpable de delito alguno. No se ha visto el mismo gesto por parte de otros futbolistas.

De muchos es conocido que figuras de estos calibres no manejan directamente sus negocios. Ojalá y las investigaciones concluyan que son inocentes. Ojalá y puedan, con todo lo que implica, demostrar que su dinero es lícito y salgan de la lista negra. En un país con tan pocos ídolos, que dos caigan es una tragedia. Una más.

 

CONTRASEÑA: Camino a la XXII Asamblea Nacional del PRI se rompieron los candados que impedían a no militantes ser candidatos a la presidencia. Se cumplió la instrucción de Peña Nieto: no rigidizar los estatutos. Los ‘disidentes’ ya hablan de piso parejo. Mañana será un día de campo para los Enriques.

Columna anterior: Nos llegó la ideología rusa

¿Te gustó este contenido?