¿Qué harías con 300 mil millones de pesos?

De entrada, sacar del atraso económico, de infraestructura y servicios en buena parte de Oaxaca, Chiapas y Guerrero

Fausto Barajas / Articulista invitado / Heraldo de México
Fausto Barajas / Articulista invitado / Heraldo de México

El presidente López Obrador ha apostado a proyectos emblemáticos con un nivel de preparación sumamente precario. Uno de ellos es la refinería Dos Bocas, con un costo cercano a 300 mil millones de pesos y que dejará con poco margen de maniobra al gobierno para fortalecer la inversión en otros sectores. Incluso, como estamos viendo, apretará presupuestos de operación en áreas como salud, seguridad, educación, ciencia, entre otros. Vale la pena preguntarse: ¿es la refinería el mejor uso que se le puede dar al dinero público?

Definitivamente, no porque hay otras alternativas que económica y socialmente serían más rentables. Por si fuera poco, la inversión en Dos Bocas degrada la calidad de la deuda de Pemex y la de México.

¿Qué podría hacerse con ese dinero? De entrada, sacar del atraso económico, de infraestructura y servicios en que vive buena parte de los estados de Oaxaca, Chiapas y Guerrero. A continuación, se mencionan ejemplos de las acciones y estimaciones de inversión para lograrlo en el caso de Oaxaca:

1. Llevar servicios de agua potable a todas las localidades de Oaxaca con una inversión de 45 mil millones de pesos.

2. Conectar a internet las 13 mil localidades de Oaxaca e incluir un centro digital en cada una de ellas, con una inversión de 15 mil millones de pesos.

3. Conectar con carreteras de altas especificaciones las ocho regiones del Estado. Con una inversión de 50 mil millones de pesos, se podrían construir carreteras como: Oaxaca-Puerto Escondido, Oaxaca-Istmo, Salina Cruz-Pinotepa Nacional, Nochixtlán-Pinotepa Nacional, Oaxaca-Tuxtepec, entre otras. Con este tipo de obras se reduciría el tiempo de recorrido en al menos 50 por ciento.

4. Destinar 5 mil millones adicionales para mantenimiento de toda la red carretera del Estado.

5. Dignificar todas las escuelas de educación primaria y secundaria con una inversión de 20 mil millones de pesos, para beneficiar a casi un millón de estudiantes.

6. Construir cinco universidades con vocación tecnológica y dos parques industriales en la región mixteca con una inversión conjunta de cinco mil millones de pesos.

Este cúmulo de acciones de gran envergadura representan 140 mil millones de pesos, es decir, menos de la mitad del costo de la refinería y beneficiarían a 4 millones de oaxaqueños. Con el resto se podría hacer algo similar en Guerrero y Chiapas.

En términos económicos, la inversión se incrementaría nueve puntos del PIB oaxaqueño para el periodo 2020-2024. Esto permitiría pasar de un crecimiento de cuatro por ciento a 1 de 7 por ciento anual.

Mejorar las condiciones de educación para los que más sufren rezago educativo, mejorar la conectividad terrestre y tecnológica a los sectores sociales más marginados, reducir la pobreza, potenciar el turismo, incrementar la manufactura y la generación de empleos valen más que un capricho presidencial por una refinería.

¿Tú qué harías, invertir 300 mil millones de pesos para mejorara la vida de millones de mexicanos o gastarlos en una refinería que no generaría utilidades durante sus 20 años de operación?

POR FAUSTO BARAJAS

*Especialista en políticas públicas

[email protected]

@FAUSTOBARAJAS

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo