¿Qué hacer con Pemex?

“Como estadista uno tiene que obrar con la suposición de que los problemas se tienen que resolver”: Henry Kissinger

Rogelio_Varela
Rogelio Varela / Corporativo / Heraldo de México

No se exagera al decir que el riesgo Pemex puede derivar en una crisis económica para México.

Con una deuda que alcanza 107 mil millones de dólares, los apoyos anunciados en días pasados para apuntalar al otrora gigante petrolero son un mejoral para un enfermo de neumonía. De ahí las opiniones negativas de calificadoras y bancos de inversión. Pemex no puede endeudarse más, y una capitalización efectiva por parte del gobierno federal afectaría las finanzas públicas si pondera que para recuperar su producción de petróleo se requieren invertir al año unos 15 mil millones de dólares.

Una alternativa para Pemex, sin comprometer el equilibrio fiscal, sería aprovechar los espacios que abrió la Reforma Energética, la que tanto ha denostado el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En agosto pasado Juan Carlos Zepeda en su calidad de presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), hizo una presentación ante inversionistas denominada La Transformación de Pemex, donde planteó una capitalización a partir de los casos de China y Colombia.

Un primer paso planteado por Zepeda es que Pemex acelere las asociaciones con empresas privadas para compartir costos y riesgos en explotaciones en aguas someras. Al mismo tiempo se tendría que dar un trato tributario similar al de cualquier empresa privada en esas nuevas explotaciones. Eso elevaría la rentabilidad de Pemex en el corto plazo, algo muy radical si pondera que la tasa impositiva de la petrolera ha sido de 80 por ciento.

En otras palabras, habría una tasa impositiva distinta para el petróleo viejo y nuevo, por supuesto con buenas prácticas de gobierno corporativo para que el consejo de administración decida por las inversiones más rentables.

El expresidente de la CNH planteó que al mejorar su producción y generación de utilidades el siguiente paso sería llevar a Pemex a los mercados bursátiles nacionales y extranjeros, con lo que levantaría recursos para darle un fuerte bajón a su deuda, y seguir mejorando la operación. Al igual que Petro China, que tiene un valor de capitalización de 200 mil millones de dólares, el saneamiento de Pemex podría avanzar al recuperar la confianza de los mercados con un plan de negocios creíble. Zepeda, al igual que muchos banqueros de inversión, considera que hay salidas para Pemex sin perder el grado de inversión, algo que arrastraría a la deuda soberana, al peso y a la economía.

LA RUTA DEL DINERO

Una industria que cobra más relevancia y que puede ser un impulsor de la economía es la de los videojuegos. Según The Competitive Intelligence Unit, México es el líder de América Latina con un negocio de 1,600 mdd con 70 millones de jugadores, muchos de ello desarrolladores en busca de oportunidades para crear y comercializar su propio videojuego. Así, inicia hoy la Entertainment Software Alliance de Kiyoshi Tsuru, con la premiación de la 4ª edición del Concurso Nacional de Videojuegos MX, que recibió la suscripción de 650 proyectos nacionales de desarrolladores, emprendedores y estudiantes.

[email protected]

@corpo_varela

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónAlberto Aguilar / Nombres, Nombres, Nombres / Heraldo de México

Sin CPTM, caen reservaciones de avión y hoteles, baja EBITDA, en riesgo empleo y SECTUR sin reacción