¿Qué hace legendarios a estos Patriotas?

Se trata de la más importante dinastía en la historia de la NFL, algo que debo admitir sufrí resistencia en reconocer

¿Qué hace legendarios a estos Patriotas?

Debo confesar que a lo largo de los años sufrí de una resistencia interna por reconocer a los Patriotas como la más importante dinastía en la historia de la NFL. Sin embargo el dique se rompió tras la victoria frente a Carneros en el Super Bowl LIII para conquistar el sexto título de la franquicia.

Y aunque están lejos de los 13 de Green Bay, que también forjó dinastías, con tres campeonatos consecutivos entre 1929-31 y cinco más entre 1961-67, las condiciones del juego se han modificado notablemente con el paso del tiempo con la entrada de la agencia libre a partir de 1989, y del tope salarial en 1994, haciendo imposible mantener unido durante varias temporadas un mismo núcleo de jugadores.

Los detractores dicen que los árbitros les ayudan, principalmente por el Tuck game contra Oakland en la fase divisional del 2001, que bajo las reglas de la época fue bien marcado, o de ser tramposos por el espionaje de Bill Belichick a sus rivales, o por el partido de Campeonato de Conferencia de 2014 ante Indianápolis usando balones desinflados, en lo que tienen razón.

Pero es de un mérito extraordinario e imposible de sostener bajo prácticas ilegales el éxito acumulado desde 2001: 16 títulos divisionales, incluyendo los últimos 10; 17 campañas con al menos 10 triunfos; 13 Juegos de Campeonato de Conferencia, destacando ocho en línea; y nueve apariciones en el Super Bowl, ganando seis, y disputando los tres más recientes.

¿Recuerdan el tema de la agencia libre y el tope salarial? Para 2018 los Patriotas perdieron vía agencia libre a bastiones del equipo: el tackle Nate Solder que emigró a los Gigantes de Nueva York; el esquinero Malcolm Butler, que con su intercepción ante Seattle ganara el Super Bowl XLIX, y Dion Lewis, líder corredor del conjunto en el 2017, que pasaron a Tennessee; y el receptor Danny Amendola se fue a Miami.

Cambiaron a los Carneros al receptor Brandin Cooks, quien pretendía un contrato multianual/multimillonario, por un par de selecciones colegiales, eligiendo en la primera ronda al tackle Isaiah Wynn, que en el segundo encuentro de pretemporada se rompió el tendón de Aquiles.

Para colmo el receptor Julian Edelman fue suspendido los primeros cuatro encuentros de la temporada regular por uso de sustancias prohibidas, y Josh Gordon, al que trajeron de Cleveland, fue sancionado indefinidamente por la misma causa.

¿Suficientes obstáculos? Aquí es donde aparece el genio de Belichick, sustituyendo como nadie las piezas perdidas para mantenerse como contendiente.

Entre otros, trajo de San Francisco a Trent Brown para suplir a Solder; a Jason McCourty de Cleveland en lugar de Butler; y seleccionó en la primera ronda a Sony Michel que acumuló más yardas que Lewis un año antes.

Si, estos Patriotas son únicos.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónDe paseo por la ciudad de los museos

De paseo por la ciudad de los museos