Puntos opacos de la 4T

Ninguna de las críticas o consecuencias de sus decisiones ha hecho mella a su apoyo popular, a pesar de que hay puntos oscuros

Alejandro_Cacho
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

Tal como lo anunció en su campaña, la lucha contra la corrupción es el eje central de la Cuarta Transformación (4T).

Fue un mensaje claro, que no admitió interpretaciones. Sus decisiones, aún antes de protestar el cargo, reafirmaron sus dichos y todos los días es el tema principal de su estratégica conferencia mañanera desde Palacio Nacional. Ese combate frontal y sin precedentes contra la corrupción catapultó su popularidad a niveles insospechados.

Ninguna de las críticas o consecuencias de sus decisiones ha hecho mella a su apoyo popular, a pesar de que hay puntos oscuros en la transparencia de la 4T. Aquí, algunos ejemplos.

En octubre pasado, una consulta popular poco clara y al margen de la ley le dio la justificación para cancelar la construcción del aeropuerto en Texcoco. Días después reveló, sin dar detalles, las razones que le metieron entre ceja y ceja el asunto. López Obrador afirmó que conoció de los planes para que unos cuantos se quedaran con los terrenos del actual aeropuerto de la Ciudad de México para construir un desarrollo similar a Santa Fe. Incluso, dijo que vio el proyecto ejecutivo, pero no dio un solo nombre.

Además, en varias ocasiones aseguró que el proyecto del aeropuerto en Texcoco estaba plagado de corrupción, pero hasta hoy no ha revelado un solo dato, un solo nombre, un solo contrato.

Muchas voces (me incluyo) sugirieron que si hubo corrupción en las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), se denunciara y castigara a los responsables. No ocurrió ninguna de las dos cosas.

Inmediatamente después de protestar el cargo puso a la venta el avión presidencial. El 3 de diciembre pasado, era Boeing 787 Dreamliner, que costó 219 millones de dólares, fue enviado a California.

No se ha vendido y México tiene que seguir pagando el arrendamiento (8 mil millones de pesos anuales), más un millón de pesos mensuales por el hangar donde está guardado. De eso casi no se ha hablado.

La crisis generada por el cierre de los ductos de Pemex es otro tema con puntos oscuros en la transparencia de la 4T. Aún con las enormes pérdidas económicas y las molestias a los automovilistas, el apoyo contra el huachicoleo fue masivo. Pero, de nuevo, quedaron lagunas de información. Desde el gobierno se puso énfasis en los huachicoleros de cuello blanco, pero no se dio un solo nombre de los machuchones que robaban alrededor de 700 pipas diarias cargadas con gasolina. Es decir, prevalece la impunidad.

El programa de Estancias Infantiles es ahora el tema de la polémica. Bajo el argumento de que se hizo mal uso del presupuesto, se ordenó cortar el subsidio.

Eso pone en riesgo la supervivencia de las guarderías en lugar de informar datos y nombres de los corruptos. La decisión afecta a cientos de miles de niños y sus madres trabajadoras.

Los asesores del presidente López Obrador deberían decirle que la transparencia no admite medias tintas. Es, o no es. Le ayudaría mucho más dar a conocer la información completa y cerrar el paso a la impunidad.

 

[email protected]

@cachoperiodista

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRuy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

Lo que se quemó