Puebla, crisis interminable

Tras la muerte de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno, Puebla se sumó a las piedritas en los zapatos de AMLO

Alfredo_Gonzalez
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

Nombrar a un gobernador interino y al candidato a las elecciones extraordinarias son de las primeras pruebas de fuego que debe enfrentar el presidente Andrés Manuel López Obrador en el arranque de 2019.

Y es que nadie, ni en su sueño más guajiro, imaginó una crisis política como ésta, a tan pocos días de iniciada la nueva administración.

AMLO tendrá que sortear conflictos de Morena a nivel local y nacional y, de paso, enfrentar el enojo de la oposición que podría aliarse para impedir el triunfo de Morena.

En el primer caso, sólo tiene de dos sopas: o escucha a las bases que no quieren a Miguel Barbosa como su candidato o da un manotazo y lo impone nuevamente.

Si hace lo primero, las fuerzas locales arroparán a su abanderado. Y si hace lo segundo, generará resentimiento entre la clase política local, con el riesgo de que apoyen a un candidato opositor.

Sea como fuere, las aguas están muy revueltas en la entidad.

En el Congreso local, la coalición Morena-PT está dividida. Sus coordinadores, el morenista Gabriel Biestro y el petista José Juan Espinosa, presidente del Congreso, quieren quedarse con la gubernatura interina.

El primero ya dijo que no dudarán en aplicar la mayoría, pero el segundo apela a la unanimidad.

En el caso de la candidatura para la elección extraordinaria, programada para el 2 de junio, Yeidckol Polevnsky declaró que es Barbosa, lo que cayó como balde de agua fría a los poblanos.

El dirigente estatal del PT, Zeferino Martínez, declaró que es imperioso analizar todos los perfiles. Y en caso de no estar de acuerdo, su partido iría solo.

En el PAN hay personajes del panismo tradicional moviéndose para desplazar a los morenovallistas. Entre ellos: Humberto Aguilar, cercano a Marko Cortés; Eduardo Rivera, ex alcalde de Puebla; Rafael Micalco, ex dirigente estatal; y el ex canciller Luis Ernesto Derbez.

Nos dicen, sin embargo, que es muy difícil que los dejen pasar. Están definiendo por quién se decantan. Quien lleva la delantera es el ex alcalde Luis Banck.

Lo que es un hecho, es que no dejarán que meta la mano Marko Cortés. En el caso del interino, hay quienes impulsan que permanezca el actual encargado de despacho, Jesús Rodríguez Almeida.

Y es así como en este coctel de múltiples ingredientes, el presidente López Obrador no la tiene fácil. Si miente con la verdad, como lo ha hecho en otros casos, impondrá a Barbosa como candidato.

Sin embargo, abonará a la división interna y será un desafío para la oposición, lo que a todas luces no le conviene ni a él ni a su partido, porque el desencanto empezará a extenderse como ya ocurre en la capital poblana. El triunfo no está garantizado.

•••

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Final del simulacro de paz navideño y Año Nuevo: ya puede guardar los langostinos y volver a insultar a sus suegros y cuñados.

 

[email protected]

@alfredolez

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas