¡Profundamente falso!

Extraño que hubiera posiciones contrapuestas en relación a si debe elegirse ya al Fiscal General, o si debe postergarse, como propone Peña Nieto, hasta después de la elección presidencial


La alarma cundió de inmediato. En cuanto se conoció la renuncia de Raúl Cervantes a la Procuraduría General de la República (PGR), no faltó quien hilara cabos y apuntara el índice hacia la figura de Pablo Escudero para ocupar el cargo vacante.

Y es que hace unos días, el senador del Partido Verde –Presidente de la Mesa Directiva durante el pasado periodo- solicitó licencia para dejar su escaño para, dijo, impulsar y participar en la implementación de las leyes anticorrupción desde otro espacio.

El hecho es que algunos sumaron A+B  (multiplicaron por el suegro: Manlio Fabio Beltrones) y calcularon: ¡Va Escudero a la Fiscalía General!

Corrió el run run como polvorín.

No tardó en aparecer Emilio Gamboa ante los medios. Bajo la borrasca del helicopterazo y los palos de golf, el jefe de la bancada priista hallaría finalmente un espacio para acotar el rumor que ponía a Escudero no sólo como el cuarto Procurador del sexenio, sino como el futuro Fiscal General (por 10 años).

Las palabras con que Gamboa pararía en seco semejante versión –no dejó espacio para la duda- fueron estas: ¡Profundamente falso!

Suficiente para pasar la página (sobre todo, si platicó durante más de hora y media con Enrique Peña Nieto sobre la renuncia que venía del Procurador, verdad).

-0-

¿URGE, O NO, DESIGNAR AL FISCAL?- En un inicio, de acuerdo a la serie de declaraciones (vía tweeter) de Raúl Cervantes sobre el por qué de su renuncia, parecía que la intención de su retiro de la PGR buscaba abrir paso a la elección del Fiscal transexenal.

A efecto de no detener más las urgentes leyes que México necesita, he decidido…, apuntaba su renuncia.

Razón semejante invocó el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong –renunció para que el Congreso defina con mayor libertad al nuevo Fiscal, explicó-; en tanto Gamboa urgía a la Cámara de Diputados a sacar lo más rápidamente posible las iniciativas sobre la Fiscalía.

Pero he aquí que el Presidente Enrique Peña Nieto piensa otra cosa.  Para empezar, explicó la renuncia de Cervantes así:

Creo que él más bien dijo: A ver, ni quiero ser parte de este juego, ni prestarme a que haya especulaciones y sólo ser alguien que con esas polémicas desgaste a la institución. Y tomó la decisión de retirarse.

Y en cuanto a la elección del Fiscal General de la República, pues más bien pidió postergarla hasta después de la elección presidencial (tal como lo pidió hace unos días Andrés Manuel López Obrador). Estas fueron sus razones:

Lo que no podemos hacer es apresurarnos ahora a definir un fiscal por la razón de la presión política y más en este clima de gran polarización y efervescencia política.

-0-

GEMAS: Obsequio del ex Procurador Raúl Cervantes: Yo NO tengo ninguna aspiración, fuera de servir con honorabilidad, en cualquier capacidad, pública o privada, a mi país.

 

Columna anterior: La pasarela vista desde el PRI

¿Te gustó este contenido?