Priistas se preparan para la derrota

A la vista de lo que sucede en las campañas, los priistas comienzan a prepararse para una posible derrota. La más fuerte en su historia.

Priistas se preparan para la derrota

Priistas se preparan para una posible derrota.

Ocurre entre los grupos de los más altos de la jerarquía del tricolor, entre quienes conocen a fondo las entrañas del partido y tienen una lectura de tierra sobre lo que acontece en buena parte del país.

No son sólo las encuestas su guía. Es más su instinto político, su olfato ante lo que husmean, lo que les indica que hay que ir preparando los itacates y hacerse a la idea de que les esperan, cuando menos y en el mejor de los casos, seis años de ostracismo.

Sus refugios, o los pilares a los cuales podrían acercarse en caso de que el PRI pierda las elecciones presidenciales el próximo 1° de julio son, como en el 2000, el Congreso en primera instancia y el partido en segunda.

Los gobiernos de los estados para el priismo, a diferencia de sus primeras derrotas, serán esta vez poquísimos. Para estas elecciones por venir, el tricolor apenas si tiene oportunidad de ganar la gubernatura de Yucatán (y no se ve claro que así suceda) y tal vez la de Chiapas, luego del acuerdo alcanzado la semana pasada con Manuel Velasco.

Las Cámaras, pues, se convertirán en el principal bastión del PRI en caso de perder la Presidencia de la República. Y nombres ya se buscan y se barajean para ocupar los liderazgos de las bancadas, aunque éstas sean las más pequeñas en la historia del partido fundado por Plutarco Elías Calles.

¿Qué comentan los priistas al respecto? De entrada apuntan los nombres de quienes no quieren saber nada y a quienes desean alejar lo más posible de sus filas.

El más detestado: Enrique Ochoa Reza, actual Presidente del Revolucionario Institucional. De él, aseguran, ni siquiera le permitirán convertirse en el líder del grupo parlamentario en la Cámara de Diputados (posición que é desea y cree merecer).

Es más, auguran que será tan fuerte la animadversión hacia su actual dirigente que, aún ganando el PRI, lo obligarán a pedir licencia. No lo quieren cerca de ellos.

Ven, en cambio, la figura de la yucateca Dulce Maria Sauri como posible líder en esos tiempos difíciles.

En el Senado les resulta más difícil hallar una figura en la cual confiar. Miguel Ángel Osorio Chong no termina por agradarle ni convencerlos. Le achacan juego sucio hacia sus propios compañeros de partido. Están a la búsqueda de alguien que logre el consenso.

El nombre de Claudia Ruiz Massieu lo descartan desde ahora. No sólo la ligan con la imagen de Carlos Salinas de Gortari sino que no le otorgan mayor respeto.

Para la dirigencia del partido barajean varios nombres. Ahí el punto es que algunos de ellos son de priistas de viejo cuño. Respetados algunos, sí, pero les gustaría hallar alguna figura joven que pudiera convertirse en el dirigente del PRI.

Están a la búsqueda de éste.

 

-0-

GEMAS: Obsequio del Consejero Electoral Ciro Murayama: “Para el segundo debate presidencial el INE contempla como moderadores a eonKrauze y a YuririaSierra”.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota