Preservar la lengua materna

La Ley de Derechos Lingüísticos reconoció a las lenguas indígenas como patrimonio de México

Xóchitl Gálvez / Senadora del PAN / Articulista Invitada

Hoy se conmemora el Día Internacional de la Lengua Materna, un homenaje a nuestras raíces más profundas porque se refiere a las primeras palabras que escuchamos al nacer.

Estoy convencida que debemos poner atención en el derecho del uso de la lengua de nuestros padres; respetar las más 6 mil existentes; y cuidar, y revitalizar las más de 2 mil 500 que están en alto riesgo de desaparición.

Hablar una sola lengua, hablar únicamente castellano fue una de las políticas de carácter nacionalista en el México de principios del siglo pasado, para obligar a los pueblos indígenas a dejar de serlo a fin de integrarse a la modernidad, al desarrollo y al progreso, y formar una sola nación.

Se demandaba con ello que renunciaran también a sus culturas y tradiciones. En una palabra: que perdieran su identidad.

Esta visión asestó un gravísimo golpe a la sobrevivencia de muchos idiomas e impidió el reconocimiento de la pluralidad y riqueza que representa la diversidad de los pueblos indígenas.

Gracias a la tenacidad y fuerza de los pueblos, esta política pública fue suspendida y se han emprendido acciones para el fortalecimiento, revitalización y desarrollo de las lenguas indígenas mexicanas.

México promulgó, en 2003, la Ley de Derechos Lingüísticos y reconoció a las lenguas indígenas como patrimonio de México. Otorgó a las lenguas indígenas el estatus de lenguas nacionales con el mismo valor que el español y ordenó la creación del Instituto Nacional de las Lenguas Indígenas que inició operaciones en 2005.

Sirva la celebración para un reconocimiento a cerca de ocho millones de personas que hablan una de las 68 lenguas indígenas. Gracias a ellas somos una nación diversa y multicultural.

En el contexto de riqueza plurilingüe, es necesario continuar llamando la atención de gobiernos, instituciones y autoridades, sobre la pérdida, y necesidad de preservar, revitalizar y lenguas maternas y promover su uso.

Todos deberíamos conocer y escuchar lenguas indígenas. Ésta debería ser la política lingüística para todos los mexicanos.

¿Por qué si la décima parte de los mexicanos se comunican con la lengua de sus padres, de sus abuelos o antepasados, se les reconoce como parte fundamental de la nación, no somos capaces de hablar en un ámbito de equidad y de justicia en lenguas indígenas?

Después de 115 años de política nacionalista de castellanización, sólo siete de cada 100 mexicanos mantuvieron sus idiomas. Muchos en riesgo de desaparición, pero se han mantenido latentes por la decisión de los propios hablantes, a pesar de la discriminación, la exclusión y la violación a sus derechos humanos.

Ha quedado claro que las lenguas indígenas no son impedimento para el desarrollo y construcción de una vida democrática.

Estamos obligados a escuchar a los pueblos indígenas y llevar a cabo consultas previas, libres e informadas. Es mucha la sabiduría y lo que se puede aprender.

POR XÓCHITL GÁLVEZ
SENADORA DEL PAN
@XOCHITLGALVEZ

abr

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.