Precisiones sobre la violencia

La creciente inseguridad en México dista mucho de estar bajo control, las cifras del propio gobierno lo demuestran

Enrique Rodríguez / Libertad bajo palabra / Heraldo de México
Enrique Rodríguez / Libertad bajo palabra / Heraldo de México

Hace una semana, escuché la entrevista que mi compañero Alejandro Cacho hizo en El Heraldo TV a Sandra Romandía, una de las autoras del libro Narco CdMx que junto con David Fuentes y Antonio Nieto han publicado la investigación mejor documentada sobre la operación de grupos del narcotráfico y el crimen organizado en la ciudad.

El libro contiene un trabajo periodístico muy valioso que destroza el discurso político de los gobernantes de la CDMX, quienes en los últimos años han negado sistemáticamente la actividad de poderosos cárteles del narco.

Le comento esto, porque la semana que terminó tuvo una marcada tendencia mediática sobre los temas de inseguridad y violencia. El viernes, el periodista Jorge Ramos participó en la conferencia de prensa de AMLO, y sus preguntas además de romper la rutina de la mañanera lograron declaraciones que quiero detallar.

Antes, los presidentes no se levantaban temprano para atender el principal problema que es el de la inseguridad. Es cierto, sin embargo esto no significa automáticamente una estrategia eficaz. Ante la cifra de ocho mil 524 homicidios durante el primer trimestre de 2019, López Obrador, comentó: Hemos controlado la situación, según nuestros datos. La creciente inseguridad en México dista mucho de estar bajo control, las cifras del propio gobierno lo demuestran.

Otra declaración presidencial: Nos dejaron un país con mucha violencia porque había impunidad y mucha corrupción, que ya no hay. La primera parte es cierta, el resto no. La impunidad y la corrupción no han desaparecido por decreto.

Según un estudio de la organización Impunidad Cero, que preside Federico Reyes Heroles, durante 2018 la posibilidad de que un delito se denunciara y resolviera en México era de 1.14%, el mismo análisis reveló que en el caso concreto de los homicidios dolosos existía una impunidad de 87.5% y sólo se resolvía 1 de cada 8. Estas cifras no han cambiado, me atrevo a decir que incluso podrían agravarse. Todos deseamos que al Presidente le funcione su estrategia para combatir la inseguridad, también es verdad que en 134 días al frente del gobierno, es imposible resolver un problema plagado de estrategias fallidas. Un buen principio para dar resultados pasa por reconocer la realidad que es irresponsable negar.

 

EDICTOS

Recibí por correo electrónico diversas denuncias que no son anónimas, de personas que trabajaron bajo el yugo de Cielito Bolívar Galindo, quien por muchos años fue coordinadora de Compilación y Sistematización de Tesis en la Corte. Sería conveniente que los relatos sobre supuestas conductas abusivas y atropellos contra algunos de sus colaboradores sean revisados, aún cuando la exfuncionaria recientemente se jubiló, anticipando el riesgo que le representaría el estilo vertical del ministro Arturo Zaldívar para erradicar a servidores públicos que llegaron a considerarse intocables en el Máximo Tribunal. Hasta el jueves.

 

[email protected]

@JENROMA27

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas