Porfirio tiene razón

Muñoz Ledo sabe muy bien que en política las carreras son de resistencia y el intenso protagonismo puede desgastar

Enrique Rodríguez / Libertad bajo palabra / Heraldo de México
Enrique Rodríguez / Libertad bajo palabra / Heraldo de México

Es uno de los políticos mexicanos más experimentados, tiene 86 años de edad y cerca de 60 inmerso activamente en distintas trincheras de la vida pública. Prácticamente lo ha sido todo, menos Presidente, y en el contexto de los recientes acuerdos alcanzados con el gobierno de Estados Unidos para suspender momentáneamente la amenaza de los aranceles, se ha convertido desde el Congreso en el único morenista crítico respecto a las decisiones presidenciales que han situado al canciller Marcelo Ebrard como el gran protagonista de la estrategia para enfrentar la aguda crisis migratoria.

Porfirio Muñoz Ledo es un hombre plenamente autorizado para señalar con conocimiento de causa que la Secretaría de Gobernación ha sido desplazada de las funciones que le reconoce la fracción 33 del artículo 27 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal. El miércoles 12 de junio, dentro de la sesión de la Comisión Permanente, Muñoz Ledo dio cátedra una vez más y exhibió la ignorancia jurídica de Dolores Padierna al decirle: De facto, esas atribuciones las ha absorbido la Secretaría de Relaciones Exteriores, que ayer dio órdenes al comisariado de migración a las 5 de la tarde.

Y en la confrontación verbal con la diputada de su propio partido, el exembajador ante la Unión Europea fue más allá: Salieron los agentes de Guardia Nacional a poner nuestro muro. ¡Así es, la Guardia Nacional que fue creada para combatir delincuentes, no para combatir migrantes! Así es y se lo pruebo dijo enfático, al dirigir sus expresiones a Padierna, que se quedó sin argumentos para continuar el debate con uno de los tribunos más brillantes en la historia parlamentaria de nuestro país.

El discurso del presidente de la Cámara de Diputados sorprendió, despertó aplausos en la oposición, dejó petrificados a sus compañeros de Morena, mostró el poder de la autocrítica hasta ese día inexistente y considerada sacrílega en el nuevo partido de Estado. La gran experiencia de Muñoz Ledo, con miles y miles de horas de vuelo en el oficio político y el quehacer diplomático, le permitieron también hacer una recomendación a Ebrard en el contexto de su reciente comparecencia: Usted no debería estar invadiendo funciones de otras secretarías. Que no me lo inflen tanto, porque me lo van a reventar.

Porfirio sabe muy bien que en política las carreras son de resistencia, y el intenso protagonismo puede desgastar prematuramente las aspiraciones futuras del más adelantado. La recomendación fue todo un mensaje para quienes descifran entre líneas.

EDICTOS

Pese a las presiones y descalificaciones que han arreciado en los últimos días, el trabajo de los jueces federales deja un grato sabor de boca con sus resoluciones sobre la suspensión de la obra del aeropuerto en Santa Lucía, que no cuenta con las autorizaciones ambientales necesarias. La independencia y autonomía del Poder Judicial de la Federación siguen causando malestar en Palacio Nacional y la SCT.

Hasta el jueves.

POR ENRIQUE RODRÍGUEZ

[email protected]

@JENROMA27

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo