¿Por qué renunció Levy?

El viernes, día de su renuncia, no se salió ni un ápice de su papel, sólo dijo: “Vamos a otras tareas”

Edgar Morales / Suite presidencial / Heraldo de México
Edgar Morales / Suite presidencial / Heraldo de México

No entrevistas, no, ésas, sólo el secretario Torruco, si gustas, platicamos, pero sin grabadora así evitaba Simón Levy, ex subsecretario de Planeación y Política Turística de la Sectur, salir de su bajo perfil, cada vez que pedía su opinión.

 

El viernes, día de su renuncia, no se salió ni un ápice de su papel, sólo dijo: Vamos a otras tareas.

Me extrañó su comportamiento, antes de tomar posesión de su oficina en la Secretaría de Turismo Federal, le comenté si no chocaría su personalidad con la de Torruco, pareciéndose tanto, en lo atrabancado, sólo sonrió y dijo que se ayudaba de filosofía china.

 

Levy lo intentó; fue tan institucional que parecía cauto, acostumbrado a volar, dejaba de ser él, con tal de darle gusto a su jefe. Al final explotó. Gana Simón y gana Miguel. El ex subsecretario de Turismo tiene un perfil político que puede ayudar a AMLO en grandes proyectos económicos o desde el congreso, mientras que el secretario Torruco se hace de sus más allegados colaboradores para construir su equipo.

 

TRIP TIPS

 

Si el presidente López Obrador quiere saber sobre Turismo Social, que se dé una vuelta por Uruguay. En un reportaje de Gerardo Laborde para Xinhuanet, narra que el Sistema Nacional de Turismo Social (SNTS) dependiente del Ministerio de Turismo de ese país permite que más de 90 mil personas viajen a precios accesibles (en un país de poco más de 3 millones de habitantes), sólo pagan el equivalente a 1.5% de su jubilación y a seis meses. En este trabajo se integran: el Ministerio de Educación, el Ministerio de Cultura, el Ministerio de Desarrollo Social, y el Banco de Previsión Social. Aquí el congreso tendría que estar trabajando en algo similar.

 

Por EDGAR MORALES

¿Te gustó este contenido?