¿Por qué fracasan los estados?                                                                                          

El mejor o peor desempeño de la economía, al menos en términos de crecimiento, del que depende la creación de empleos y la generación de ingresos, se debe a la geografía

Arturo Damm / Pesos y contrapesos / Heraldo de México
Arturo Damm / Pesos y contrapesos / Heraldo de México

 

 

El año pasado la economía mexicana creció 2.0 por ciento, crecimiento que se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, el Producto Interno Bruto, PIB, producción que se realiza en todos los estados del país, de manera desigual, tanto por su comportamiento individual como por su aportación al conjunto.

 

Los cinco estados con mayor crecimiento económico fueron: Baja California Sur, 11.4 por ciento; Puebla, 6.2; Coahuila y Morelos, 5.0; Guanajuato, 4.9 puntos porcentuales. Las cinco entidades federativas con menor crecimiento (de hecho negativo) fueron: Campeche, menos 10.5 por ciento; Tabasco, menos 5.0 por ciento; Oaxaca, menos 3.5; Chiapas, menos 3.1; Veracruz, menos 1.1 puntos porcentuales

 

Las cinco entidades federativas en las cuales la producción del PIB decreció más se ubican, a grosso modo, al sur de la Ciudad de México, la zona, no solo de menor crecimiento de la economía, sino de decrecimiento, con todo lo que ello implica en términos de producción de satisfactores, de creación de empleos, de generación de ingresos y, por lo tanto, de más y mejores posibilidades para un mayor bienestar.

 

En contrapartida tres de los cinco estados con mayor crecimiento económico (Baja California Sur, Coahuila y Guanajuato), se ubican, también a grosso modo, al norte de la Ciudad de México, no así los otros dos (Morelos y Puebla).

 

Tomando en cuenta lo anterior podría concluirse que el mejor o peor desempeño de la economía, al menos en términos de crecimiento, del que depende la creación de empleos y la generación de ingresos, se debe a la geografía, más propicia para el crecimiento en el norte, menos favorable en el sur. ¿Será? De ninguna manera. La geografía, que involucra desde el clima hasta la dotación de recursos naturales, impone condiciones a la producción de bienes y servicios, y por lo tanto al crecimiento de la economía, pero no lo predetermina y, dadas desventajas naturales, las mismas pueden superarse con un marco institucional justo y eficaz, responsabilidad del gobierno, en este caso de los gobiernos estatales, responsables de hacer valer el Estado de Derecho, primer elemento de ese marco institucional justo y eficaz.

 

Vale la pena recordar el libro ¿Por qué fracasan las naciones?, de Daron Acemoglu, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, y James Robinson, de la Universidad de Harvard, cuya principal tesis es que son las instituciones (principalmente las normas jurídicas), y los encargados de hacerlas valer (los gobernantes), las y los responsables del avance, estancamiento o retroceso económico de los países, tesis que puede aplicarse también a los distintos estados que integran un país, tesis que seguramente se confirmaría si se aplicara al estudio de estados como Campeche, Tabasco, Oaxaca, Chiapas y Veracruz, estados fracasados en materia de crecimiento económico.

 

E-mail: [email protected]

Twitter: @ArturoDammArnal

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónEdgar Morales / Suite presidencial / Heraldo de México

Torruco lucha contra la historia