¿Por qué arremeter contra el INE?

La historia y los hechos demuestran que el trabajo del Instituto Nacional Electoral ha sido impecable en tiempos recientes

Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

Inexplicablemente hay voces que están empujando por una nueva reforma electoral. Sí, leyó usted bien, ooootra. Lo extraño es que regularmente éstas son exigidas y promovidas por los perdedores de una elección. Lógico es que busquen cambiar las condiciones a su favor para reponerse de los resultados en la siguiente votación. Pero en estos tiempos de la 4T resulta que no, que quienes quieren meterle mano a nuestro sistema y nuestra legislación electoral son quienes arrasaron el pasado 1 de julio.

No pretendo negar que haya cosas perfectibles en la Ley Electoral o en la operación de los órganos electorales. Sin embargo, la historia y los hechos demuestran que el trabajo del INE ha sido impecable desde hace ya varios lustros. Y si no lo cree, piense en esto:

1. El año pasado se concretó una tercera alternancia en la Presidencia de la República. Tras los gobiernos priistas y panistas triunfó por primera vez un proyecto de izquierda.

2. Andrés Manuel López Obrador ganó la elección sin ningún cuestionamiento y con una cantidad de votos nunca antes vista.

3.- No hubo un solo cuestionamiento al proceso electoral concurrente más amplio y complejo de la historia de México. La jornada se llevó a cabo en completa calma y los resultados se conocieron la misma noche de la elección.

Por supuesto, hay quienes argumentan la austeridad republicana para justificar la embestida contra el INE. Hay forma de recortar gastos en algunos rubros, pero si pretenden hundir la guadaña en la raíz de los órganos electorales, como lo han hecho en otros casos durante estos siete meses del gobierno de López Obrador, tenemos que mucho de qué preocuparnos.

¿Acaso pretenden recortar los presupuestos como lo hicieron con la Conafor, con las estancias infantiles, con la Conade o el Conacyt? Hay quien asegura que algunos embates contra el INE surgen de sus propias entrañas. ¿De qué habrán charlado durante un desayuno la consejera Pamela San Martín y un muy publicitado militante propagandista de la 4T?

BON APPÉTIT: 328 mil campesinos de los más pobres en Guerrero podrían perder parte de sus cosechas. El 75 por ciento de su maíz es para autoconsumo. Hace meses, el presiente López Obrador se comprometió con los campesinos guerrerenses a entregarles fertilizante gratuito, pero parece que los operadores de la 4T no entendieron.

Apenas lleva un avance de 20 por ciento la entrega de lo abono agrícola gratuito, mientras el año pasado a estas alturas ya se había entregado 100 por ciento (203 mil toneladas).

El gobernador Héctor Astudillo se niega a pensar que se trate de un asunto político, ni de partidos. Lo que urge es entregar el fertilizante porque las cosechas pueden echarse a perder. Creo que quien haga una defensa a través de partidos políticos, pues está defendiendo lo indefendible, afirma Astudillo.

POR ALEJANDRO CACHO
[email protected]
@CACHOPERIODISTA

¿Te gustó este contenido?