El combate a los poderes fácticos

Posiblemente ni siquiera estemos frente a una agenda de izquierda, sino a una que busca recuperar la autoridad del Estado

Hernán Gómez Bruera/ Fuera de Tono / El Heraldo de México/

Hace algunos años los más reconocidos nombres de nuestra oligarquía comentocrática se llenaban la boca hablando acerca de los poderes fácticos y el profundo daño que hacían.

Hoy que el gobierno ha abrazado esa agenda como nunca antes, llama la atención que subestimen lo que se está haciendo. Vale la pena un apretado recuento de cómo esta administración ha tocado a diversos grupos: a los contratistas comprometidos con el nuevo aeropuerto y a quienes habían apostado a la valorización de terrenos aledaños, al suspender la construcción. A los grupos del crimen organizado que participaban en el huachicol que arrojaba pérdidas anuales hasta por 60 mil millones de pesos, al combatirlos.

Escucha el podcast de ‘Fuera de tono’ con Hernán Gómez

A los grandes productores agrícolas, al recortarles los enormes subsidios que recibían, y a organizaciones como Antorcha Campesina, al quitarles la intermediación de los recursos del Ramo 23.

A los medios de comunicación, al reducirles el financiamiento vía publicidad oficial que -en lugar de vivir de sus lectores y para ellos-, los llevó a subsistir de un subsidio público cual entidades paraestatales.

Al sector energético, al suspender las subastas y exigir a las empresas invertir como se comprometieron y nunca lo hicieron.

A quienes lucraban con las estancias infantiles –en muchos casos negocio para militantes de distintos partidos–, al crear un esquema distinto de financiación, aunque ciertamente cuestionable.

A grades empresas que recibían recursos para proyectos de investigación del CONACYT, al retirarles los beneficios del cuestionado Programa de Estímulos a la Innovación.

A los grandes contribuyentes, al acabar con los beneficios fiscales que en dos sexenios llevaron a condonar 400 mil millones, así como al combatir las facturas falsas.

A los sindicatos corporativos, al aprobar una reforma laboral que permitirá que los trabajadores sean quienes elijan a sus líderes gremiales y les impedirá eventualmente eternizarse en sus cargos.

A los patrones, al combatir los sindicatos blancos y al promover una legislación que limitará el outsourcing.

A las poderosas empresas agroalimentarias, al establecer el nuevo etiquetado frontal de advertencia que las obligará a alertar sobre el contenido de sus productos.

A los múltiples proveedores que le venden al gobierno, a través de un mecanismo de compras consolidadas que ha permitido ahorrar sumas considerables al erario.

Y más recientemente, a las empresas que proveían servicios integrales de salud, a farmacéuticas y sus distribuidoras, al quitarles el monopolio en la venta de medicamentos que tenía al Estado de rodillas y les permitía cobrar lo que querían.

Posiblemente ni siquiera estemos frente a una agenda de izquierda, sino simplemente una que busca recuperar la autoridad del Estado y hacer valer la ley. Una agenda que cualquier comentócrata liberal podría acompañar si no se dejara gobernar por sus fobias y sus .

POR HERNÁN GÓMEZ BRUERA

HERNANFGB@GMAIL.COM

@HERNANGOMEZB

eadp

Notas relacionadas

Hubo un error al cargar las notas.