Poder Judicial: 2 Andrés Manuel: 0

Ministros y magistrados hacen saber al Presidente de México que todavía pesa su independencia

Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

Múltiples lecturas se desprenden del fallo del Tribunal Electoral en torno a la elección de Puebla, pero si nos atenemos al resultado de las últimas dos resoluciones del Poder Judicial, el marcador no sólo no le favorece al Presidente de México, sino que lo deja mal parado.

El primer revés ocurrió en el momento en el que la Suprema Corte frenó las reformas a la Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos, y frustró, por ahora, la llamada austeridad republicana, estableciendo topes a los salarios de la burocracia.

Sin embargo, la medida provocó una cascada de amparos que no sólo terminaron en manos de la Corte, sino que el propio Poder Judicial se convirtió en promotor de las impugnaciones.

El jueves, el Pleno de la Corte concedió una suspensión para que la norma no se aplique hasta que resuelvan en definitiva si contraviene o no la Constitución.

Eso quiere decir que para el Presupuesto 2019 se mantendrán intactas las remuneraciones de los burócratas, con lo que, por ahora, queda coja una de las promesas de campaña de López Obrador. AMLO y su equipo no terminaban de digerir el fallo, cuando el magistrado electoral José Luis Vargas publicó el proyecto para anular la elección en Puebla, lo que desató una guerra por todos lados y puso al descubierto una maraña de intereses.

Muchos, entre ellos la gobernadora electa, Martha Erika Alonso, y Rafael Moreno Valle, llegaron a creer que la elección sería anulada, pero siguieron cabildeando.

Del lado de Morena, hasta se especula que hubo acuerdos en lo oscurito con magistrados. El voto de la presidenta, Janine Otálora, generó muchas dudas. Pero no hay que buscarle mucho. La Sala Superior se dividió en dos bloques: entre los que luchan por mantenerse más tiempo en el cargo, queriéndose congraciar con Morena, y entre los que defienden la autonomía del Poder Judicial.

Esta vez ganaron los segundos. Pusieron contra la pared al Presidente y a su mayoría en el Congreso, por lo que el marcador hasta ahora arroja un resultado adverso: Poder Judicial 2-0 AMLO.

 

No cabe duda que Twitter es la red social favorita del Poder Judicial. Hace una semana, el magistrado José Luis Vargas generó una controversia enorme después de compartir el proyecto a través de un tuitazo.

Ayer, pareciera que, de manera súbita, la Corte acudió al pájaro azul para desmarcarse de haber interferido en alguna de las decisiones del Tribunal Electoral.

Pero nos cuentan que hay una razón detrás: que llegó a los oídos de integrantes del máximo tribunal que se publicará un artículo sobre presuntas reuniones entre ministros y partidos -que no se dieron- y, por ende, las y los juzgadores se adelantaron a lo que llaman las falsedades.

 

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Ser independientees cosa de una pequeña minoría, es el privilegio de los fuertes.

 

 

[email protected]

@alfredolez

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas