Pobres destinos turísticos

Es irónico que una entidad con gran captación turística no tenga para eliminar las algas de su zona costera

Edgar Morales / Suite presidencial / Heraldo de México
Edgar Morales / Suite presidencial / Heraldo de México

● Los hoteleros de Quintana Roo quieren que los impuestos que les gravan se utilicen para lo que son. Tan sólo el Derecho de Saneamiento Ambiental de 24.18 pesos por noche cuarto ocupado les daría entre 878 y 1054 millones de pesos –según Fitch Ratings– eso sería suficiente para limpiar las playas de sargazo.

Para tener flujo en el aseo del litoral, el presidente de los hoteleros de Cancún y Puerto Morelos, Roberto Cintrón, propuso al gobernador, Carlos Joaquín, prepagar de aquí a diciembre, tomando en cuenta una ocupación del 50 por ciento promedio. Si hay ocupaciones altas, hacer un desembolso complementario.

Es irónico que una entidad con gran captación turística no tenga para eliminar las algas de su zona costera, pero es una realidad. El gobierno de Carlos Joaquín ya entrega una tercera parte del Impuesto al Hospedaje al CPTQ, de los mil 600 millones de pesos aproximados que se recaudan, y se destinan a la promoción, más o menos 600 millones de pesos. Lo demás se utiliza para la seguridad –entre varios rubros– y siempre se necesita más presupuesto para dar mejores servicios a la población.

Baja California Sur es otro de los estados con oficio turístico que no tiene para los servicios inmediatos de sus ciudadanos. La propuesta de su gobierno es un impuesto al turista de 350 pesos para aquellos que pernocten en la entidad, eso se utilizará en programas de salud, educación y en infraestructura para los turistas. El cabildeo para su implementación va ganando terreno.

Es hora de legislar para que los estados con oficio turístico se hagan de fondos para atender mejor a la población y a sus visitantes. Pero también para que cada peso recaudado para ese tema se utilice sólo para ello.

[email protected]

@ELCASTOROFICIAL

¿Te gustó este contenido?