Pluma y Plomo: La educacion de Moctezuma II

Su formación pone en duda las apreciaciones posteriores a la Conquista, acerca de su cobardía y pusilanimidad

Pluma y Plomo: La educacion de Moctezuma II

Moctezuma II Xocoyotzin, hijo del tlatoani Axayácatl y la princesa Xochicuéyetl de Iztapalapan; sobrino de dos tlatoque, Tizoc y Ahuízotl, y nieto de Moctezuma I Ilhuicamina.

En su infancia fue educado por ayos asignados por sus padres, que lo forjaron en la educación azteca: respeto a los mayores, cuidado del vestido y la apariencia, limpieza, corrección del habla, cortesía y cuidado de los ancianos. Posteriormente, hacia los 12 años de edad, como todo infante de la casta noble, ingresó al Calmécac de Tlillan o Templo de la Oscuridad, internado para la instrucción del sacerdocio y la guerra. Se ubicaba en el edificio que hoy ocupa el Museo Nacional de las Culturas del Mundo. Curiosamente, el lugar donde hacia el fin de su vida examinó los augurios y señales del ocaso del imperio con la llegada de los españoles. Su educación fue notablemente dirigida hacia la frugalidad: dormía en petates sobre el suelo, los baños diarios eran de agua fría, los desayunos no eran copiosos, con objeto de que se ingirieran porciones pequeñas. Lo mismo con las siguientes comidas. Muy penada, también, la ebriedad. La transgresión del celibato impuesto era penada con la muerte. Y había extrañas prácticas disciplinarias al respecto, por ejemplo, atravesarse el pene con una gruesa cuerda de henequén. El sentido de esta disciplina tiene una cruel repercusión en la personalidad en la medida en que es un adiestramiento para la posposición del deseo. Forja el autocontrol y la proclividad hacia el poder frente a distintas circunstancias. Simultáneamente se instruía en la administración del reino, en el conocimiento profundo de la religiosidad y del aparato protocolar de los ritos. Así fue su niñez. Hacia los 15 años recibía instrucción en el uso de las armas y prácticas en las guerras existentes con la guía de un gran guerrero, hasta alcanzar el grado sumo del Quáchic, superior entre la juventud. Entonces su cuerpo era teñido de amarillo, la cabeza, roja y rapada, con un crespón hirsuto y angosto de la frente al occipucio y dos breves franjas amarillas en las sienes. Conseguido ese grado el pueblo entero hacía reverencias a su paso y él gozaba de un gran prestigio. Obtenía el rango de guerreros que se han distinguido en el campo de batalla; que han eliminado muchos enemigos y han atrapado vivos a otros más y que no retroceden jamás en la refriega. El término quáchic viene de quachichictic, cabeza rapada, chichiltic, cosa colorada o bermeja, o papagayo grande de cabeza roja. Un hombre de fuego. Y con esa investidura ya era considerado por los dioses. Las virtudes guerreras fueron equiparadas a ciertos atributos de aves coloridas. La primera instrucción del joven Moctezuma fue en Huejotzingo, viejo campo de guerra entre tlaxcaltecas y mexicas, que fueron antiguos enemigos. Y venció en ocho batallas, entre ellas en Cuautla.

 

Por Luis Barjau

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas