Pirotecnia Jurídica

La comunicación con la Interpol y la policía española estuvo desde que se pidió la ficha roja contra Ancira y Lozoya

Alejandro_Cacho
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

Las últimas horas han sido intensísimas para las autoridades judiciales mexicanas. Desde el fin de semana pasado, cuando un juez obsequió la orden de aprehensión contra Alonso Ancira, el dueño de AHMSA; Emilio Lozoya Austin, ex director general de Pemex en el sexenio de Peña Nieto, y su hermana, Gilda Lozoya Austin, los investigadores de la Fiscalía General de la República no han tenido descanso.

Desde su oficina, el fiscal Alejandro Gertz Manero siguió minuto a minuto -literalmente- el desarrollo de todo lo que tuvo que ocurrir y coincidir para lograr el primer objetivo: aprehender al escurridizo dueño de Altos Hornos de México, S.A., Alonso Ancira sabía que le seguían la huella de cerca desde meses atrás. No era la primera vez que tenía que escabullirse. Sabía cómo escapar y tenía los recursos necesarios para hacerlo, por lo que el grado de dificultad para atraparlo era mucho mayor.

La comunicación con la Interpol, en Francia, y la policía española, estuvo abierta desde que se solicitó la ficha roja contra Ancira y Lozoya hasta que el empresario fue detenido en la isla de Mallorca. Todo funcionó a la perfección y a pesar de la diferencia de horario, las cosas no pudieron salir mejor. A pesar de las fugas de información que comprometieron el operativo, los sabuesos de la Interpol descubrieron y frustraron la logística diseñada para facilitar la fuga de Ancira.

De Emilio Lozoya Austin no se sabe nada. Su abogado, el prestigiado penalista Javier Coello Trejo, me dijo en #ElHeraldoTV, que está en México y que no existen, ni han existido, negociaciones para que el ex director de Pemex se entregue a la justicia. El amparo solicitado no le dará impunidad, ni evitará su comparecencia ante el juez. En mi Touché de ayer preguntaba si esta ofensiva judicial contra Emilio Lozoya significa que el cerco en torno de Enrique Peña Niego se está centrando. No debe tomarse como casual que el abogado Coello Trejo amague con citar a declarar al ex presidente Peña Nieto si su cliente -Lozoya- es detenido a pesar de estar amparado. Insisto en preguntar ¿existe un pacto de impunidad entre AMLO y EPN? ¿El supuesto pacto se rompió o nunca existió?

Lo verdaderamente importante ahora es armar los expedientes a prueba de todo para que no se caigan los cargos contra Ancira y Lozoya en cuanto lleguen con el juez. Este asunto representa un riesgo para la 4T y Andrés Manuel López Obrador. Si la historia se repite y se caen los asuntos, de nada servirá pregonar a diario el combate feroz contra la corrupción y declarar el fin de la impunidad. El discurso de la 4T se convertirá en hueca palabrería.

***

BON APPÉTIT: Mientras la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) sigue en pie de lucha por conservar sus privilegios, le gobierno estatal no se detiene. En Chilpancingo, el gobernador Héctor Astudillo entregó un edificio nuevo y otro rehabilitado a una secundaria que atiende a mil 598 alumnos.

[email protected]

@CACHOPERIODISTA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas