Pieles exóticas: El gran debate

Con las campañas de desprestigio que han surgido sobre su explotación, las personas se han desanimado a usarlas

Brenda Jaet / Caprichos millonarios / El Heraldo de México
Brenda Jaet / Caprichos millonarios / El Heraldo de México

Ultimamente es socialmente más aceptable salir a la calle fumando un cigarro de mariguana que usando un abrigo de mink. Y es que con la infinidad de campañas de desprestigio que han surgido, sobre todo en redes sociales, sobre la explotación de pieles exóticas, las personas se han desanimado a usarlas, pero siguen comprándolas. El debate es complicado: ¿Usar o no pieles exóticas? Por lo pronto, marcas como Versace, Gucci, Michael Kors, Chanel, Armani, Burberry, entre otras, anunciaron este año que no emplearían más pieles en sus diseños. Tal vez por convicción o quizás por ponerse la camiseta que esta de moda, muchos diseñadores toman esta decisión. 

Éstas son las dos posturas: PETA es la organización, con base en EU, que lucha contra el uso de pieles exóticas en la industria de la moda, alegando que el trato hacia los animales no es ético y, según ellos, sufren agonizantes maltratos para después morir, sobre todo en las granjas, donde aseguran, contaminan el medio ambiente con los químicos que utilizan. 

Por otro lado se encuentra la IFF (Internacional Fur Federation), quien sostiene que la piel es completamente sustentable.

Dicho organismo lleva 60 años buscando transparencia, legalidad y trato justo hacia los animales, además de responsabilizar a las empresas en los procesos de tratamiento y manufactura sobre sus efectos en el planeta. 40 países están afiliados a la IFF, México es uno de ellos. La industria peletera genera más de 3 millones de empleos en todo el mundo y ocupa uno de los primeros lugares en Canadá, Rusia y gran parte de Europa.

Platicando con Mónica Hans, directora de Pieles Hanson, empresa que tiene mas de 80 años en México y un total de 200 años en su familia, me dice sobre la importancia del buen trato a los animales en las granjas, pues de ello depende la calidad del pelaje que se obtiene. La industria de las pieles vive y prospera a causa de los animales, y sería cínico y equivocado creer que los usamos en exceso o los abusamos; económicamente nos autodestruiríamos, dice Mónica. Explica cómo los animales criados en granjas se alimentan de excelentes productos como carne y pescado, y sus deshechos contribuyen a la producción de fertilizantes agrícolas que reemplazan los manufacturados de alta energía.

Zorros, visones, chinchillas, vacas y becerros tienen una vida digna, pues sin ello no habría calidad en sus pelajes, ni sentido para las granjas que proveen casi 80% de la piel.
Ahora bien, si comparamos este proceso con el que se necesita para crear pieles sintéticas, en donde los químicos y desperdicios que se crean son realmente apabullantes, nos queda más que claro qué industria contamina más. A mi me suena más lógico invertir en un abrigo de piel, que tendrá una vida mínima de 50 años, que no se depreciará, que podré heredar y arreglar cuantas veces quiera, que en muchas prendas baratas que al final tendría que reemplazar rápidamente.

Si aparte pensamos que los abrigos de piel son confeccionados a mano, llegaremos al mismo fin de Livia Firth, directora de Ecoage: conocer las manos detrás de tus prendas.

POR BRENDA JAET
@BRENDAJAETK


lctl

¿Te gustó este contenido?