Petardos en el Senado

Petardos lanzados por familiares y representantes de los desaparecidos de Ayotzinapa, destrozaron la puerta principal del Senado

Netlog

Eran las dos de la tarde y 14 minutos, cuando de pronto resonó en el patio del Senado lo que parecía un cohetón. Instantes después, cosa de segundos, otro más, de la misma intensidad.

Pero poquitito después –cosa de treinta segundos- estalló ahora sí, con un terrible estruendo, un tercero. Y con éste, estalló a su vez la que hoy se utiliza como puerta principal del Senado, la que da al parque Luis Pasteur (sobre Insurgentes, entre Reforma y la calle Madrid).

Dos empleados que estaban ante la puerta, resultaron lesionados: uno de resguardo y otro del área administrativa.  De inmediato fueron trasladados a la enfermería del Senado. Nada grave, afortunadamente, según nos informarían por la tarde.

Cuando todo esto ocurrió –en menos de dos minutos-, nosotros estábamos precisamente a unos metros de la escalinata que da a la puerta que se hizo pedacitos con el petardo lanzado por quienes se encontraban afuera.

¿Quiénes? Una veintena de familiares y representantes de los padres de los normalistas de Ayotzinapa.

La razón de los sucesos, según nos explicaron al interior del Senado, se debió a que no dejaron pasar, a su reunión con el senador Alejandro Encinas, a todos los ayotzinapos que se hicieron presentes.

(Eran los mismos que acudieron hace una semana a ver al ex jefe de Gobierno y otros senadores para que les ayudaran a crear una Comisión Especial que diera seguimiento a la investigación de los normalistas desaparecidos, y solicitaran además la comparecencia del Procurador Raúl Cervantes para que explicara el resultado de las líneas de indagatoria propuestas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

Les dijeron que sólo podría pasar una Comisión de seis representantes.

Los de Ayotzinapa no aceptaron. Se molestaron. Lanzaron entonces los petardos contra la puerta principal del Senado.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina que se hallaban a unos pasos –sobre la bocacalle de Insurgentes y Madrid- avanzaron entonces hacia el grupo que protestaba.

Al verlos venir, los de Ayotzinapa se hicieron a un lado, evitaron el enfrentamiento y se desplazaron.

Dentro del Senado, entre tanto, los miembros de Seguridad tomaban resguardaban el área. Roberto Figueroa, Secretario General de Servicios Administrativos, tomaba control del asunto.

A las 14:27 horas –a escasos 15 minutos de los hechos-, recibió una llamada del Presidente del Senado, Pablo Escudero. Le pidió cuidar no se moviera nada y preparar la denuncia correspondiente ante la Procuraduría General de la República.

En el Senado, el color volvió a los rostros.

-0-

Gemas: El ex líder de las autodefensas de Tepalcatepec, José Manuel Mireles, recuperará su libertad, después de tres años de prisión.

marthamercedesa@gmail.com

Columna anterior: Los que no hablan bonito

¿Te gustó este contenido?