Personas que transforman La Merced

Un barrio que llamó la atención de Paulina por sus mujeres, quienes muestran una dualidad que trasciende las fronteras quebradizas de La Merced

Sara Lee Wolfe /  Columnista de El Heraldo de México
Sara Lee Wolfe / Columnista de El Heraldo de México

Active Citizens es un programa del Consejo Británico enfocado en promover diálogos interculturales que inciten el desarrollo social de las comunidades impactadas. A través de formación centrada en liderazgo, y de la selección cuidada de personas dispuestas a re-pensarse sus adentros para transformar sus afueras, el programa ha tocado a casi 250 mil personas, a través de más de 9000 proyectos de acción social, gracias al trabajo de alrededor de 1000 organizaciones en 68 países.

El año pasado, de casualidad, sin querer pero queriendo conocer más de este México que ya por aquel entonces me había sorprendido mucho, supe de este programa, gracias al cual conocí a personas que transforman este país dejando huellas y no cicatrices. Personas como Diego, Alejandra, Daniel o Rosalía, de las que ya les platiqué en columnas anteriores, personas bonitas por dentro y por fuera, personas que regalan esperanza y motivación veinticuatro horas al día.

Han pasado doce meses desde que compartí cinco días, con sesenta personas, en una hacienda en Morelos sin saber muy bien del todo lo que se venía. Un año ya de una experiencia que recomiendo al 100% a cualquier persona con ganas de recargar su fé en la humanidad. Una formación que me abrió los ojos a realidades mexicanas que desconocía. Realidades como las que vive diariamente Paulina Flores Castro en la Merced. Un barrio que ha decidido transformar mezclando trabajo, emprendimiento social, feminismo y cosmética.

Un barrio histórico repleto de historias, que fue y sigue siendo centro de abasto para los habitantes de esta ciudad, conocido por sus mercados y sus colores, pero también su violencia y su inseguridad. Un barrio que llamó la atención de Paulina por sus mujeres, quienes muestran una dualidad que trasciende las fronteras quebradizas de La Merced. Y la muestran porque aunque son vistas como víctimas de violencia, trata, machismo y explotación sexual, también son motor de la fuerza productiva del barrio gracias a su liderazgo como comerciantes. Además, la complejidad de La Merced mezcla turistas perdidos con farmacodependientes o personas en situación de calle, y esto detonó que Paulina y sus compañeras, decidieran adentrarse en el barrio con ganas de escuchar, entender y proponer alternativas a una realidad que a veces no las ofrece a sus vecinas.

Y así, con motivación de generar alternativas para uno de los mayores corredores sexuales de la ciudad, desde la proposición, dejando a un lado prejuicios, legislaciones e imposiciones moralistas, nace Lady Meche. Un proyecto que inicia desde el diagnóstico de la situación de barrio, para seguir con intervenciones comunitarias centradas en mujeres que ejercen el comercio sexual en la zona, y continuar creciendo, inspiradas por un curso de emprendimiento en la incubadora de proyectos sociales de la UNAM, para convertirse en una empresa social que ofrece una oportunidad laboral real a trabajadoras sexuales a través de la creación y venta de productos cosméticos 100 por ciento naturales, artesanales y mexicanos.

El objetivo de Lady Meche es ofrecer, sin imponer, independencia económica y futuro a esas mujeres que llegadas a una edad más adulta, en muchos casos sin instrucción académica y sin experiencia laboral, se enfrentan a un escenario de desempleo grave. Y lo están logrando. Paulina y sus compañeras, gracias al poder de la escucha y las ganas de cambiar realidades complejas, están tejiendo redes entre mujeres invisibles que transforman problemáticas en esperanza y alternativas. Y seguirán tejiendo poquito a poco, producto a producto, mujer a mujer, hasta que todas las trabajadoras sexuales sientan y sepan que tienen opciones, si es que las quieren.

Y yo, un año después de esos cinco días transformadores, sigo sorprendiéndome y aprendiendo con todas las personas transformadoras que conocí y sigo conociendo. Así que gracias Active Citizens por cruzarte en mi camino y cruzarme a Paulinas, Diegos, Alejandras, Rosalías y Danieles.

Por:Sara Lee Wolfe

Líder Global de Comunidades en Ashoka, Changemakers

@saaraalee

¿Te gustó este contenido?