Perot, el precursor

Fue un multimillonario que se aprovechó y benefició del sistema para hacerse rico

José Carreño / Desde afuera   / Heraldo de México
José Carreño / Desde afuera / Heraldo de México

La muerte del multimillonario estadounidense Ross Perot fue correctamente consignada en los medios, pero más allá de que fue un empresario y político exitoso, bien podría ser considerado como un precursor político.

Un hombre que en más de una forma fue el antecedente inmediato para el ascenso de Donald Trump.

Perot fue un multimillonario que se aprovechó y benefició del sistema para hacerse rico, usó las frustraciones de un sector y las centró en el libre comercio y la relación con México. Como años después haría Trump exitosamente.

Perot murió el martes a los 89 años de edad, pero su momento de gloria fue en los años 90, cuando se presentó como un candidato antisistema, desde la derecha, opuesto al consenso bipartisano sobre temas como el libre comercio y la globalización. Y por supuesto, contra la real o imaginaria influencia de Washington sobre la vida de los estadounidenses.

Perot corrió fuera del sistema como candidato independiente que en 1992 y 1996 se convirtieron de acuerdo con uno de sus biógrafos en el depósito de frustraciones de todos los rincones de la vida estadounidense.

Y al igual que Trump estos años, Perot centralizó sus quejas en México, con el que se negociaba el Tratado Norteamericano de Libre Comercio (TLCAN) que aseguró produciría un gigantesco sonido de succión de trabajos estadounidenses.

Con esa temática y una bandera de patriotismo que incluyó su oposición a la guerra con Irak en 1991, Perot participó en las elecciones de 1992, cuando obtuvo poco más de 18% del voto y destruyó las posibilidades de reelección del presidente republicano George H.W. Bush, y en 1996, cuando su impacto fue sensiblemente menor. La rebelión de un sector pro-republicano contra el conservadurismo tradicional del presidente Bush en 1992 no puede ser desestimada. Fue el germen de los Partidos del Té, que desde la década pasada y todavía ahora tienen influencia en el Partido Republicano.

Y en alguna medida, puede decirse que ese es el núcleo del apoyo de Trump, que como Perot es intensamente desconfiado del comercio internacional, de las relaciones internacionales y se ha aprovechado del sistema para su beneficio económico. De hecho, por todo su antigobiernismo y oposición a la guerra, la fortuna de Perot se hizo primero como parte de la empresa IBM y luego como creador y dirigente de Electronic Data Systems (EDS), que vendía sistemas electrónicos a gobiernos y militares.

Y de hecho fue su decisión de involucrarse en una misión paramilitar la que cimentó su fama: como proveedor de sistemas de seguridad para el ejército del Shah Mohamed Reza Pahlevi, vio el desarrollo de la revolución iraní y ya a fines de la década de los 70 organizó el rescate de empleados de EDS en Irán, con una misión para la que empleados de su empresa entrenaron en su rancho de Texas y lograron su empeño, traducido en una novela del autor Ken Follet, En Alas de águilas, que le dio un aire de audacia.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS

[email protected] 

@CARRENOJOSE1

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo