Se le quemó su primer cartucho a AMLO

Jiménez Espriú encargó un nuevo estudio a la Organización de Aviación Civil Internacional que costará 800 mil dólares

Raymundo Sánchez  / Periscopio / Heraldo de México
Raymundo Sánchez / Periscopio / Heraldo de México

Embrollo para la Cuarta Transformación ha generado Javier Jiménez Espriú, próximo titular de la SCT, al descalificar hasta al pueblo bueno por su veredicto de mantener la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en Texcoco, y no hacer dos pistas en la base militar de Santa Lucía, como él insiste.

Incluso ya encargó un nuevo estudio a la Organización de Aviación Civil Internacional, que costará 800 mil dólares (unos 16 millones de pesos), contradiciendo el discurso de austeridad de Andrés Manuel López Obrador.

Porque para Jiménez Espriú los estudios de todas estas instituciones están muy mal hechos:

—El MITRE, del Instituto Tecnológico de Massachusetts determinó que la construcción en Texcoco es nuestra recomendación definitiva, porque Santa Lucía generaría riesgos para el tráfico aéreo al operar a la par del actual aeropuerto.

—El Colegio de Ingenieros Mexicanos en Aeronáutica validó que el NAIM en Texcoco es necesario y Santa Lucía no es factible, toda vez que al operar simultáneamente con el AICM, puede provocar accidentes, pues en la trayectoria de los aviones, de una y otra terminal, habría un punto donde convergen.

—El Colegio de Ingenieros Civiles de México también respaldó el NAIM en Texcoco, porque frenar su construcción y empezar en Santa Lucía costaría 66 por ciento más. Es decir, el plan de poner dos pistas en la base militar costaría 385 mil 738 mdp y no 70 mil 342 millones, como Espriú dice.

—La UNAM, con base en estudios de 2002, sostiene que Texcoco es la mejor opción para la nueva terminal aérea.

—El Instituto Mexicano para la Competitividad concluyó que cancelar el NAIM costaría 120 mil mdp.

—El Consejo Coordinador Empresarial entregó el martes su veredicto a Jiménez Espriú: respalda el NAIM en Texcoco.

— Y 42 por ciento de los mexicanos (el pueblo bueno) se pronunció a favor de seguir la construcción del NAIM en su ubicación actual, de acuerdo con una encuesta de Mitofsky, de Roy Campos. En contraparte, sólo 19.4 por ciento dice que lo mejor es hacerlo en Santa Lucía.

—Incluso, miembros del gabinete de AMLO coinciden, en privado, que Texcoco es la mejor opción, no Santa Lucía. Ven en la postura de Jiménez Espriú intereses extra técnicos y ya comentan que, hoy por hoy, es el colaborador de AMLO con más desgaste y podría ser que no llegue al 1 de diciembre como secretario de Comunicaciones.

Es un cartucho que se quemó muy rápido, dicen.

 

 

EN EL VISOR: Curioso, el plan de inversiones de los próximos seis años para un país en bancarrota: 150 mil millones de pesos para el Tren Maya, 10 mil millones de pesos para la reconstrucción de las zonas dañadas por el sismo del 19S, 34 mil 258 millones para crear en Oaxaca una zona libre de impuestos, 110 mil millones de pesos para ninis, 120 mil millones de pesos para adultos mayores… Todo, sin aumentar impuestos.

[email protected]

@R_SANCHEZP

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRaymundo Sánchez  / Periscopio / Heraldo de México

México, antimigrantes