Elba Esther, con un pie en la cuarta transformación

La maestra quiere entronarse en el SNTE y luego dejar a Rafael Ochoa como sustituto

Raymundo Sánchez  / Periscopio / Heraldo de México
Raymundo Sánchez / Periscopio / Heraldo de México

Horas contadas auguran en la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) a Juan Díaz de la Torre. La maestra Elba Esther Gordillo está de vuelta y opera al más alto nivel de la política nacional su regreso al más grande gremio de América Latina. Lo hará como aliada del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Exonerada apenas el pasado 7 de agosto de las acusaciones de crimen organizado, lavado de dinero, y fraude, la maestra ya prendió la maquinaria sindical y sus alfiles han realizado reuniones secretas, no sólo para echar a Díaz de la Torre de la secretaría general del SNTE, sino también para hacerlo rendir cuentas de lo que llama traiciones contra los maestros.

No pasará, dicen, de noviembre, cuando eso ocurra. Ese mes, el SNTE realizará su Congreso Nacional y ahí le abrirán la puerta legal para entronarse como su máxima jefa.

Pero su plan va más allá. Pretende ser el poder detrás del trono: ocupará de manera transitoria la Secretaría General, y desde ahí convocará a un nuevo Congreso Nacional para designar a un sustituto.

Ese relevo ya tiene nombre y apellido: Rafael Ochoa Guzmán, incondicional de la maestra, quien operó con el yerno de ésta, Fernando González Sánchez, las Redes Sociales Progresistas que promovieron y dieron votos a Morena en la elección presidencial del 1 de julio.

Ochoa, quien conoce el SNTE como la palma de su mano, es el hombre de Gordillo para que el gremio se adhiera como un brazo del próximo gobierno de López Obrador e impulse la derogación de la Reforma Educativa del Presidente Enrique Peña Nieto, eje central con el que buscan unir nuevamente al sindicato.

Desde las Redes Sociales Progresistas, Ochoa logró mantener contacto permanente con AMLO y su equipo más cercano. Se ganó su confianza y respeto debido a sus oficios políticos, y considera su amigo al próximo secretario de Educación, Esteban Moctezuma, a quien elogia como un hombre que privilegia el diálogo y la negociación. Con él buscan acordar una nueva agenda educativa.

De hecho, Ochoa Guzmán ya se encuentra realizando tareas quirúrgicas con las cabezas del futuro gobierno y legisladores federales, además de tejer redes entre las 61 secciones sindicales del SNTE.

La maestra también ve en Ochoa a un líder cercano a la base docente, con capacidad de interlocución entre los gobiernos estatales y los legisladores federales, atributos que lo convierten en el más indicado para el proyecto elbista en la era de la llamada cuarta transformación.

 

EN EL VISOR: Promisorio futuro ven en el panista Alejandro Navarro Saldaña, quien mañana asume como nuevo alcalde de la capital de Guanajuato. Sustituye a Édgar Castro Cerillo, quien deja esa ciudad con serios problemas en seguridad y servicios municipales. Por el PRI darán la pelea como regidores José Luis Camacho Trejo Luna María Esther Garza.

 

[email protected]

@R_SANCHEZP

¿Te gustó este contenido?